700 funcionarios de las FAES fueron enviados a Táchira por orden de Maduro para impedir ingreso de la ayuda humanitaria