Rufo Chacón ya fue dado de alto y se enfrenta a la difícil prueba de acostumbrarse a vivir sin el sentido de la vista