Sigue esta receta para preparar el mejor “pollo frito crujiente” que probarás en tu vida

Imagen referencial

¿Cómo hacer un pollo frito crujiente y riquísimo? Muy fácilmente. Aquí, vamos a preparar un pollo frito crujiente como lo preparan en estados unidos. O muy parecido, al menos.

Ya sabes que a los estadounidenses no les gana nadie a hacer cosas deliciosas a la par que engordantes. Pero, de algo hay que morir. Y si morimos comiendo este pollo frito crujiente, moriremos felices. Así que ya sabes, si quieres prepararlo en tu casa y morir feliz ¡aquí tienes la receta!

Ingredientes.

(4 personas)

         1kg de alitas de pollo

         1 vaso de harina de trigo todo uso

         2 vasos de pan rallado o molido

         1 cucharadita de las especias que elijas (cayena o chile en polvo, pimienta negra molida, ajo y cebolla en polvo, paprika)

         1 huevo y 200ml de leche

         sal y pimienta

         aceite para freír

Lea también: Sigue esta receta y prepara tu propio pan de hamburguesas

Cómo hacer el pollo frito crujiente

1.- Cortamos las alitas del pollo. Con un cuchillo muy afilado las cortamos por la articulación. La puntillita que no nos sirve, la retiramos. Nos sirve para hacer un caldo con ellas

2.- Preparamos lo que será el rebozado exterior. Ponemos el huevo y la leche en un plato hondo y batimos ambos ingredientes. Hasta que quede una mezcla de color crema y sin grumos del huevo.

3.- En otro plato preparamos la otra parte del empanizado. Ponemos la harina, el pan rallado, las especias (puedes poner las que quieras; pero las sugeridas en el apartado de ingredientes, quedan muy, muy bien) y mezclamos todos los ingredientes con las manos hasta que queden todos homogéneamente mezclados.

4.- Pasamos las alitas por la mezcla de harina pan rallado y especias, después por la mezcla del huevo y la leche y después nuevamente por la mezcla de harina y pan rallado. Que quede bien embadurnado de estos ingredientes. Reservamos en un plato hasta haber terminado de empanar todas las alitas.

5.- Una vez empanadas, metemos las alitas en la nevera durante una hora para que el empanado exterior se asiente bien.

6.- Finalmente, freímos las alitas en abundante aceite, durante unos 5 minutos. El aceite debe estar caliente, pero tampoco demasiado para que las alitas se frían bien su interior sin que el empanizado exterior llegue a quemarse.

¡Así de fácil tendremos un pollo frito crujiente que están buenísimo! ¡Seguro que repites!

Con información de Informe 21

¡Suscríbete a nuestro canal de Telegram! ¡CLICK AQUÍ!