Se acostó a dormir y despertó 10 días después sin brazos ni piernas (video)

Marie Trainer.

Una mujer de Ohio estuvo hospitalizada por más de 80 días y le amputaron varias extremidades parcialmente después de contraer una grave  infección por saliva de perro.

Lo último que recuerda Marie Trainer es sentirse mal y recostarse en el sofá. La esposa y la madre del condado de Stark se despertó de un coma diez días después con ambos brazos y piernas parcialmente amputados.

“Cuando abrí los ojos, no sabía dónde estaba”, dijo Marie. “Fue muy difícil descubrir que tuvieron que quitarme las piernas y los brazos … muy difícil de manejar”.

Marie y su esposo, Matthew Trainer, acababan de regresar a casa de unas vacaciones en el Caribe.

Pensaron que era gripe porque Marie sintió náuseas y tenía un fuerte dolor de espalda. Pero luego, de repente, su temperatura se disparó y cayó en picada.

“Su temperatura subió y luego bajó, fue entonces cuando la llevamos al hospital”, dijo Matthew.

Se despertó de un coma diez días después con ambos brazos y piernas parcialmente amputados

El equipo de cuidados críticos del Hospital Aultman comenzó los tratamientos agresivos, pero en cuestión de horas Marie estaba desarrollando una infección mortal.

Premier dijo que en solo un par de días Marie fue puesta en un coma inducido cuando sus extremidades comenzaron a ponerse negras y luego gangrenosas.

Los análisis de sangre y los cultivos tanto en el Hospital Aultman como en la Clínica Cleveland confirmaron el sorprendente diagnóstico de capnocytophaga.

La Dra. Margaret Kobe, Directora Médica de Enfermedades Infecciosas de Aultman, dijo que la capnocytophaga es una bacteria que se encuentra comúnmente en la saliva de los perros y en un porcentaje menor de gatos.

“Bastante común en la flora oral o en la boca de un perro y puede transmitirse a través de una mordedura o, a veces, simplemente por contacto con la saliva”, dijo el Dr. Kobe. “Ese organismo es muy virulento. Tiene la capacidad de inducir a su sistema inmunitario a hacer cosas bastante desagradables”.

Los Trainer tienen dos perros en casa y sospechan que podrían haber, accidentalmente, lamido o rasguñado el brazo de Marie.

El organismo causa docenas de coágulos sanguíneos grandes, que restringen el flujo sanguíneo y provocan necrosis y gangrena. Los doctores removieron repetidamente docenas de coágulos de las extremidades de Marie, tratando de salvarlos, pero ya se había hecho demasiado daño al tejido.

Sin las amputaciones, los médicos le dijeron a la familia que Marie moriría, “Fue tan rápido en la progresión … no había nada que pudieran hacer”, dijo Gina Premier, la hijastra de Marie y enfermera del Hospital Aultman en Canton.

Ir a dormir y despertarte con extremidadas amputadas: la experiencia de Marie.

El Dr. Kobe dijo que este tipo de reacción severa es muy rara y solo le ocurre a aproximadamente una de cada millón de personas y es impredecible. Una persona puede estar expuesta a la bacteria durante años y nunca ha tenido una reacción previa.

Tanto el Dr. Kobe como Marie todavía aman a los perros y no quieren aterrorizar a los dueños. Sin embargo, están alentando a las personas a tener cuidado; El Dr. Kobe dice que es un mito que las bocas de los perros son más limpias que las de los humanos.

“Si te muerde un perro, definitivamente debes tomar antibióticos y lavarte las manos cuando juegas con un perro, especialmente si tienes una herida”.

Además, si nota enrojecimiento o signos de infección, busque tratamiento médico de inmediato y asegúrese de decirle al médico que lo atiende que tiene mascotas.

“Todavía estamos asombrados y aún amamos a nuestros animales”, dijeron Matthew y Marie, quienes no tienen planes de deshacerse de sus perros y no pueden esperar a estar en casa como familia.

Aunque en este momento están enfocados en la recuperación de Marie. Después de ocho cirugías y de ser hospitalizada por más de 80 días, la estilista y dueña de una peluquería se enfrenta a una rehabilitación física intensiva y a un futuro incierto.

A pesar de las circunstancias, ella se encuentra agradecida con todos los que lucharon por salvarle la vida; especialmente su hermano, hijos y esposo de 32 años.

“Él está aquí todos los días por mí, todos los días me da de comer y me viste”, dijo Marie llorando. “Tuve que aprender a sentarme, darme la vuelta, ha sido muy difícil”, comentó Marie.

Con información de La PatillaFox 59

¡Suscríbete a nuestro canal de Telegram! ¡CLICK AQUÍ!