La supuesta orden que le dio Maduro al ex director del Sebin antes de detener a Roberto Marrero: “Mételo preso, siémbrale armas”

Roberto Marrero, colaborador de Juan Guaidó

En una entrevista concedida a la agencia de noticias AP, el ex director del Sebin, Manuel Cristopher Figuera, contó por primera vez detalles de lo que describió como órdenes directas de Nicolás Maduro para cometer abusos, incluyendo detenciones arbitrarias y siembra de evidencias para inculpar a opositores.

Las denuncias, que AP no pudo verificar, surgen a medida que aumenta la averiguación sobre el respeto del cuestionado régimen de Maduro a los derechos humanos. El capitán de corbeta Rafael Acosta Arévalo falleció la semana pasada después de ser arrestado con síntomas posibles de haber sufrido torturas.

Lea también: La orden de Maduro, según ex director del Sebin: espiar a 40 opositores y reportar cada dos horas sus movimientos

Primero como subdirector de la Dirección de Contrainteligencia Militar (DGCIM) y luego director del temido Servicio de Inteligencia Bolivariana (SEBIN), Cristopher Figuera estuvo junto a Maduro mientras la situación en Venezuela seguía deteriorándose. Durante la profundización de la crisis, afirmó haber presenciado y jugado un papel en la consumación de abusos, tales como constatar indicios muy probables de torturas practicadas por terceros a varios prisioneros y no haber evitado la detención de Luis Carlos Díaz, un prominente periodista.

Sin embargo, el general aseguró que la orden más arbitraria fue la de perturbar el entorno íntimo de Juan Guaidó para quebrar la moral del líder opositor.

Originalmente, afirmó, Maduro quería arrestar a la madre de Guaidó. Cuando Cristopher Figuera le comentó que padecía cáncer entonces pensaron en Roberto Marrero, un estrecho colaborador de Guaidó, arrestado desde marzo por presuntamente encabezar una “célula terrorista” dedicada a perpetrar asesinatos.

“¿Qué hago para meterlo preso?”, preguntó el general a Maduro durante una tensa reunión celebrada en Fuerte Tiuna menos de 72 horas antes de la detención de Marrero. “Me dijo: ‘Eso no es mi problema. Mételo preso, siémbrale armas. Ve qué haces’…”.

Cristopher Figuera propuso pedirle armas al ministro de la Defensa, Vladimir Padrino López, pero Maduro le ordenó acudir a otro general, al que pidió a la AP no identificar por nombre, para proteger su seguridad.

“Así se hizo”, dijo el venezolano. “Se hizo un equipo multidisciplinario, (ese general) sembró las armas, facilitó ese procedimiento y después yo desde la dirección del SEBIN, se hizo la aprehensión”.

Con información de Maduradas