Sale a la luz el día que Maduro conoció al “gurú” Sai Baba que le explicó como gobernar

El periodista y escritor venezolano David Placer, escribió el libro “El dictador y sus demonios: la secta de Nicolás Maduro que secuestró a Venezuela”, donde explica cómo el presidente “fue a tocar el cielo y terminó atrapado en el peor de los infiernos”, reseñó El Confidencial.

Ocho años antes de sentarse en la silla presidencial, Nicolás Maduro, fue a conocer a un hombre que decía ser Dios, junto a su esposa, Cilia Flores. Se trata del gurú Sai Baba, quien le explicó como gobernar a Venezuela.

El periodista y escritor venezolano David Placer, escribió el libro “El dictador y sus demonios: la secta de Nicolás Maduro que secuestró a Venezuela”, donde explica cómo el presidente “fue a tocar el cielo y terminó atrapado en el peor de los infiernos”, reseñó El Confidencial.

En un extracto compartido en exclusiva por el portal, describe: “El día en que Nicolás Maduro fue a conocer a Dios en persona, todo el pueblo se quedó a oscuras. Se detuvieron los ventiladores de los techos y se apagaron las bombillas de las lámparas de cristales entrecruzados del mandir donde el creador de todo el universo, envuelto en su túnica naranja, concedía a los devotos el privilegio de asistir a citas privadas para arrodillarse ante a él y besar sus pies. Por los cables de la luz, que quedaron sin corriente, los monos bajaban para robar comida a los grupos de devotos que dormían en los edificios descoloridos. Maduro y la oscuridad aparecieron juntos, casi sincronizados, en el recinto en el que miles de devotos buscan la luz, la paz y el sentido de sus vidas”.

También destacó: “13 años después, afrontaría otro apagón, esta vez como presidente. En plena rueda de prensa con los medios internacionales, justo cuando defendía los logros económicos de su gobierno, el Palacio Presidencial de Miraflores quedaría en la penumbra. Se apagarían las cámaras de televisión y se iría el sonido. Todo se reduciría a un cuadro completamente negro y paralizado, como la metáfora de un país que comenzaría a hundirse en la oscuridad desde su ascenso al poder”.

El viaje realizado a la morada de Sai Baba fue organizado por el gobierno a través del entonces embajador en la India, Walter Márquez, quien admitió ser amigo de la ahora pareja presidencial, durante los inicios del mandato de Hugo Chávez.

“Maduro fue a hacer turismo religioso junto a su mujer, Cilia Flores, a Puttaparthi porque querían conocer a Sai Baba en persona. No sé si es espiritual, porque nunca hablé con él de esos temas, pero con Cilia Flores sí. Nos saludábamos con las manos juntas, con una ligera inclinación de cabeza, y pronunciábamos un ‘namasté’ o ‘namaskar’. Yo creo que ella fue una de las primeras que le habló a Maduro de Sai Baba. Estoy seguro de que él ni sabía quién era Sai Baba antes de conocer a Cilia”, explicó Walter Márquez.