Vicepresidente de Brasil cree que Venezuela llegó a un “límite” sin retorno

El vicepresidente brasileño, Hamilton Mourao, afirmó este martes que la situación en Venezuela ha llegado a un “límite” en el que “no hay más vuelta”, pero reiteró que Brasil no respaldaría en ningún momento una eventual intervención militar.

Mourao participó en una reunión convocada por el presidente Jair Bolsonaro con algunos sus ministros para analizar la situación que se ha generado en Venezuela después de que el jefe de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, que se proclamó presidente interino en enero pasado, instó a una rebelión contra el Gobierno de Nicolás Maduro.

El vicepresidente brasileño dijo a periodistas que tanto Guaidó como Leopoldo López “llegaron a una situación en la que no hay más vuelta” y que ahora “o irán presos o Maduro se irá”.

Según Mourao, “no hay otra salida” que alguno de esos extremos, de acuerdo a la evaluación que ha hecho el gobierno de Brasil en relación a esta nueva ola de manifestaciones contra Maduro, que ha tomado las calles de Caracas y otras ciudades del país.

El vicepresidente agregó que el gobierno brasileño no ha podido dimensionar hasta ahora el apoyo que supuestamente tendría Guaidó en las Fuerzas Armadas.

La situación está muy confusa“, apuntó Mourao, quien reiteró que el gobierno brasileño no está dispuesto a apoyar una intervención militar en el país vecino.

El ministro del Gabinete de Seguridad Institucional, general Augusto Heleno Ribeiro, agregó que, aún cuando “se percibe un debilitamiento de Maduro” entre los militares, el gobierno brasileño no tenía ninguna información de supuestos movimientos en cuarteles.

Ribeiro indicó que “al parecer había cierto apoyo en las Fuerzas Armadas”, pero no entre los generales, que se limitaba a algunos de los oficiales de más baja graduación.

En opinión del ministro, esa falta de apoyo de los generales al movimiento encabezado por Guaidó lleva a pensar que “Venezuela aún está lejos de una solución”, la cual “pudiera no llegar en un corto plazo”.

Ribeiro también subrayó que el Gobierno brasileño no tiene en sus planes una posible intervención militar en el país vecino, ya que hasta la Constitución nacional lo impide.

“Es un principio constitucional que Brasil va a mantener. No hay ninguna intención de violar el principio de la no interferencia en los asuntos internos de otros países”, declaró.

Con información de EFE

¡Suscríbete a nuestro canal de Telegram! ¡CLICK AQUÍ!