Abren tiendas de cannabis recreativo en el mayor mercado de Canadá

Las primeras tiendas minoristas de cannabis para uso recreativo abrieron el lunes en Ontario, lo que provocó que se formaran largas filas de clientes en el mayor mercado de Canadá, seis meses después de su legalización.

Desde la legalización el 17 de octubre pasado, los ontarianos solo podían obtener cannabis con esos fines si lo pedían en línea al portal de la empresa de distribución del gobierno.

En diciembre se celebró un sorteo para conceder licencias para abrir tiendas de marihuana, pero apenas 10 de los ganadores estaban listos para abrir a tiempo el lunes.

Según fuentes de la industria, hay más de 2.000 peticiones para abrir tiendas en Ontario, pero la provincia con una población de 14 millones permitió que apenas 25 comenzaran su actividad.

En Toronto, decenas de personas acamparon toda la noche fuera de la única tienda de la ciudad, Hunny Pot Cannabis Co., mientras que en Ottawa un cliente, vestido con una parka y una gorra, dijo que esperó dos horas bajo el intenso frío para ser el primero de la fila en el comercio Fire and Flower.

“Esta es la apertura del mercado minorista en Ontario, que es el más grande de Canadá, por lo cual tenemos muchas esperanzas para nuestra tienda insignia aquí en la provincia”, dijo a la AFP Trevor Fencott, director ejecutivo de Fire and Flower.

“Esperamos fuertes ventas hoy”, dijo Fencott mientras veía a clientes acudir a su local de Byward Market, en el centro de Ottawa.

El empresario, que tiene otras nueve tiendas en Alberta y Saskatchewan, se asoció con un contador local y un antiguo vendedor para ingresar al mercado de Ontario.

En octubre pasado, Canadá se convirtió en el segundo país después de Uruguay (2013) y en la primera economía del G7, en legalizar el uso recreativo del cannabis.

En los últimos seis meses, un mosaico de tiendas en línea y otras en espacios físicos se han desplegado en todo el país, a medida que cada provincia desarrollaba su propio marco de venta de cannabis al por menor.

En Quebec, se formaron grandes filas fuera de las tiendas administradas por el gobierno durante los primeros meses de ventas.

Eric Lavoie, quien junto a su socio Michael Patterson ganó una licencia para operar una tienda de cannabis en Ottawa y vendió una participación a la Fire and Flower a cambio de acciones en la compañía por un valor superior a un millón de dólares canadienses (USD 750.000), dijo: “Nunca he ganado cualquier cosa en mi vida como ésta, es emocionante “.

“Si agotáramos hoy nuestras existencias, estaríamos muy felices, pero creo que tenemos un amplio suministro”, agregó.

¡Suscríbete a nuestro canal de Telegram! ¡CLICK AQUÍ!