Más de 4.000 venezolanos cruzan a diario la frontera para almorzar en Cúcuta: Para algunos, es su única comida del día (+Fotos)

Un comedor situado a menos de un kilómetro del puente Simón Bolívar, el principal paso de la frontera colombo-venezolana, es una luz de esperanza para más de 4.000 venezolanos que a diario cruzan la línea limítrofe para almorzar y, con suerte, llevar algo para sus familias.

Maduro llama a estar listos ante una intervención: Estamos preparados para defender nuestro territorio

Es la Casa de Paso de la Divina Providencia, ubicada en una zona residencial de Villa del Rosario, municipio del área metropolitana de Cúcuta, donde la muchedumbre llega a buscar un plato de comida, que en la mayoría de los casos es el único que consumen en el día, una titánica tarea para los benefactores que los alimentan de lunes a sábado.

Las filas se alargan hasta un parque situado a dos calles del lugar donde la gente espera, bajo el inclemente sol que hace rodar gotas de sudor por el rostro de niños y adultos, el turno para poder entrar a almorzar.

En platos de todos los colores se sirve la comida: arroz, lentejas, carne desmenuzada y yuca, una porción generosa que desde el más joven hasta el más anciano comen con gusto y agradecimiento, como lo expresa Carlos Rodríguez, quien cuenta a Efe que desde hace cuatro meses visita a diario el comedor comunitario, una iniciativa de la Diócesis de Cúcuta.

Casi obligado y disfrazado: Omar Enrique firmó la planilla para pedir que no intervengan Venezuela (+Video)

El menú en el comedor siempre varía y para Nelly Amparo García, que también vive cruzando el Simón Bolívar y tarda más de media hora en llegar al comedor desde su casa, la comida que le dan sabe a manjar.

Hoy nos dieron unas lentejas bien buenas; el comedor es muy bonito y dan muy buena atención; todo está limpiecito”, dice sobre el lugar, decorado en su fachada con tres cuadros de la Virgen María, el papa Francisco y la Madre Teresa de Calcuta.

García agradece el plato que recibe a diario, sabedora de la escasez de alimentos y medicamentos en Venezuela.

La idea del comedor surgió en 2017 cuando, inspirado en el mensaje papal de ayudar a los migrantes del mundo, el sacerdote colombiano José David Cañas Pérez, de la Diócesis de Cúcuta, quiso poner su grano de arena para ayudar a los venezolanos que llegaban a Colombia.

Sin embargo, todo cambió el año pasado cuando el Programa Mundial de Alimentos (PMA), de la ONU, comenzó a ayudar con mercados para preparar la comida.

El comedor es apoyado también por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid).

En esa especie de refugio los venezolanos consiguen la recompensa por esperar durante horas en el calor infernal de esta región: un almuerzo completo y una carpa que les protege de los rayos del sol, todo gracias a un sacerdote que está dispuesto a darle alimento a quien lo necesite.


Con información de EFE