José Luis Farías también renunció a Un Nuevo Tiempo (+Carta dirigida a Rosales)

José Luis Farías y Rosales

José Luis Farías, secretario del partido Un Nuevo Tiempo (UNT), informó, este lunes, su renuncia a la agrupación política por “discrepancias” con la dirección política de la misma.

La notificación fue realizada por Farías a través de una carta dirigida al presidente de la organización, Manuel Rosales.

“Antes que nada, debo comenzar por el obvio para hacer oficial el rumor: me voy, me largo de UNT. Dejo atrás viejo afectos que espero no los disipe la separación, pues se trata de una decisión política, no personal”, explicó el dirigente opositor al inicio de la misiva.

Vea también: Cilia Flores: “El que no vote, después que no opine; que no venga a quejarse”

Detalló, del mismo modo, que, a su juicio, el partido dejó de ser un “proyecto político viable” para Venezuela, ya que su dirección “fracasó”.

“Llevada (la dirección) durante mucho tiempo con acierto, seriedad y respeto, luego cambió de manos para caer primero en una especie de franquiciado político muy pernicioso, hasta devenir en una suerte de bodega atendida por su propio dueño en la cual toda divergencia cae en el vacío”, añadió.

Aprovechó la carta para informar al respecto de la creación de un nuevo movimiento de nombre “Encuentro ciudadano” que “arranca” con la consigna: “A Maduro, dale duro. Con Maduro no hay futuro”.

Vea también: Le cayeron encima a Sergio Novelli luego que invitara a venezolanos a votar este #9Dic (+Video)

Entre otros aspectos, invitó a iniciar una “reconstrucción” del partido y de presentar a los venezolanos un “acuerdo unitario” para concretar el cambio político.

La semana pasada, se dio a conocer que la diputada Delsa Solórzano también habría dejado las filas de UNT, supuestamente para iniciar su propia organización política.

A continuación, la carta completa:

Sr. Manuel Rosales
Presidente de UNT y demás miembros de la DEF
Presente.

Antes que nada debo comenzar por lo obvio para hacer oficial el rumor: me voy, me largo de UNT. Dejo atrás viejos afectos que espero no los disipe la separación, pues se trata de una decisión política, no personal. Aunque debo admitir que también hay un remanente de sinsabores que no viene al caso mencionar.

Y como de política se trata, la conciencia obliga a exponer de modo sucinto y respetuoso mis razones políticas principales que paso a presentar:

1. Hace rato que UNT dejó de ser un proyecto político viable para este país. No es una sensación levantada por mi proverbial manía de criticar cuanta vaina política me sirven a la mesa, pesada herencia de un pretérito izquierdoso. Nada que ver, diría mi preadolescente hija. Es una convicción de la cual, a Dios gracias, no soy el único portador ni en el pasado ni mucho menos en la actualidad porque el gentío que nos acompaña en este divorcio es fiel prueba de cuanto digo. La existencia de esa idea ha mostrado su efecto en sucesivas divisiones. Pudiera extenderme en casos y detalles de esta implosión que suma años y miles de valiosos compañeros pero no es mi intención poner el dedo en la llaga sino referir la larga historia de esta diáspora partidista.

2. No hay viabilidad de UNT como proyecto político porque su dirección fracasó. Llevada durante mucho tiempo con acierto, seriedad y respeto, luego cambió de manos para caer primero en una especie de franquiciado político muy pernicioso hasta devenir hoy en una suerte de bodega atendida por su propio dueño en la cual toda divergencia cae en el vacío.

3. La insatisfacción mayoritaria con UNT trocó en frustración general. Un partido orgulloso de su dirección política fundadora, de sus asesores, identificado con sus símbolos, dispuesto en sus comienzos a hacer historia devino en una estructura burocrática-clientelar sin horizonte, sin línea política, convertido en una referencia maltrecha, señalada por unos y otros. Nos duele decirlo porque a él apostamos más de una década de nuestra vida pero no podemos esconderlo a la hora de hacer pública nuestra partida del mismo.

Presentadas escuetamente mis razones para abandonar la militancia:

Advierto que asumo mis aciertos y errores durante mi militancia, de los cuales hay suficiente información en los medios de comunicación y en la memoria colectiva de nuestros compañeros.

Afirmo mi disposición a seguir en la lucha por liberar a Venezuela del Pranato madurista que la sumió en la tragedia que la agobia.

Reitero mi compromiso con la Unidad, pero dejando claro nuestro rotundo rompimiento con el estilo cupular y de juego de intereses que la ha destruido.

Insisto en la imperativa necesidad de iniciar su reconstrucción presentando a los venezolanos un acuerdo unitario de qué hacer para conquistar el cambio político y qué hacer una vez lo conquistemos.

Vea también: Tibisay Lucena anuncia abstención de 72,6% y asegura que el PSUV arrasó en elecciones

Elevo mi voz para gritar la consigna de pelea con que arranca nuestro movimiento Encuentro Ciudadano: “A Maduro dale duro. Con Maduro no hay futuro”.

¡Suscríbete a nuestro canal de Telegram! ¡CLICK AQUÍ!