Oscuridad, delincuencia y huecos: Las aterradoras imágenes de la autopista donde murieron los peloteros (+Fotos)

Autopista Cimarrón Andresote

Cimarrón Andresote, autopista donde fallecieron los dos grande peloteros venezolanos, Luis Valbuena y José Castillo (El Hacha) Es un fuerte peligro para todo aquel que la atraviesa. Por lo que cientos de transeúntes exponen sus vidas a diario en esta carretera, que conecta el estado Yaracuy con Lara.

Vea también: Nicolás Maduro interrumpió transmisión del homenaje a José Castillo y Luis Valbuena

El portal Caraota Digital recuerda que esta vía se llamó Rafael Caldera hasta que su nombre fue cambiado en 2009 por el actual gobernador, Julio León Heredia.

El diputado por Yaracuy, Biagio Pilieri, responsabilizó al gobernador León Heredia por la muerte de los integrantes del equipo Cardenales de Lara al referirse al mal estado en que se encuentra la vía y a las deplorables condiciones de seguridad.

Vea también: Mataron a un sujeto implicado en el choque en el que murieron los peloteros

“Tenemos derecho a todo servicio que se requiera”, demandó a través de Twitter.

El medio de comunicación compartió imágenes de la vía en horas de la noche. Si no puede distinguirlas bien es porque la autopista carece de iluminación. Es prácticamente un túnel que favorece la actuación de los antisociales.

Foto: Lohena Reverón

Foto: Lohena Reverón

Caraota Digital también reseña que en la vía aunque es amplia, con dos canales con hombrillo, predomina la oscuridad, los inmensos huecos, la falta de señalización y la inseguridad. Carece además de patrullaje inteligente y solo hay dos alcabalas de la Guardia Nacional y de la Policía de Yaracuy entre los tramos Morón-San Felipe, en los sectores La Raya y Los Cañizos, respectivamente.

Vea también: Las 2 escalofriantes versiones del intento de robo donde murieron los peloteros Luis Valbuena y José Castillo

Justo después de esta última alcabala, los peloteros fueron sorprendidos por los obstáculos colocados por los delincuentes con la intención de que se detuvieran y robarlos.