Brasil se puso a la disposición de los migrantes venezolanos

brasil/venezolanos

Según el censo realizado entre enero y marzo de este año, 52% de los venezolanos en Boa Vista y Pacaraima cursaron bachillerato, 26% posee curso superior y 2% tiene un posgrado

Brasi y Colombia son los países receptores de venezolanos que están saliendo del país por la crisis humanitaria que está sufriendo Venezuela.

“El control migratorio en la frontera, entre las ciudades de Pacaraima y Santa Elena de Uiarén, registró, entre 2017 y 2018, la entrada de 111.581 personas provenientes de Venezuela. De ese grupo, según la Policía Federal de Brasil, apenas 48.646 solicitaron regularización migratoria para permanecer en el país. Los demás saliendo a otros países de la región”, indicaron autoridades brasileñas a El Universal.

El estado de Roraima es el más afectado con menos de 600 mil habitantes y su capital Boa Vista concentra más de 53% de esa población (aproximadamente 350 mil habitantes), el impacto del flujo migratorio fue visible y sentido especialmente en los servicios públicos ofrecidos en la capital.

Políticas migratorias Hay que indicar que el Gobierno de Brasil cuenta con “instituciones dedicadas a la política migratoria desde 1980, cuando el Consejo Nacional de Inmigración (CMIg) fue creado por la ley 6.815/1980. Proyecto de Ley para actualizar el estatuto del extranjero ya estaba en fase final de tramitación por el Congreso Nacional cuando se da el aumento de flujo de migrantes venezolanos en dirección a Brasil.

“La nueva ley de migración, de autoría del Canciller Aloysio Nunes entró en vigor el día 21 de noviembre y trajo innovaciones importantes, que permitió al Gobierno brasileño implementar política migratoria aún más moderna”, indicaron las autoridades brasileñas.

“En lo que se refiere específicamente a Roraima, el Gobierno brasileño en febrero de 2017 aprobó la “Medida Provisoria” nº 820, que dispone sobre medidas de asistencia que contemplan: ordenamiento de frontera, para que la regularización migratoria, vacunación, inspección sanitaria y otros controles se den así que se llegue al país; acogimiento, para que las personas que se encuentren en condición de vulnerabilidad puedan contar con condiciones mínimas de abrigo, alimentación, salud e interiorización, para que los migrantes que deseen trasladarse a otros estados del país en búsqueda de mejores oportunidades puedan hacerlo sin ningún impedimento.

La misma estableció también un Comité Federal de Asistencia de Emergencia responsable por las acciones de asistencia y acogimiento de los inmigrantes en situación de vulnerabilidad.

EDUCACIÓN DEL INMIGRANTE

En cuanto al registro de las profesiones u oficios que tienen los venezolanos que llegan a Brasil, la “investigación realizada por el Consejo Nacional de Inmigración (CNIg) en colaboración con el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para Refugiados (ACNUR), publicada en septiembre de 2017, identificó que la mayoría de los venezolanos no indígenas residentes en Boa Vista tienen entre 20 y 39 años (72%) y son, en su mayoría, hombres (63%) y solteros (54%).

La mayor parte tiene buen nivel de escolaridad: 78% con nivel medio completo y 32% con educación superior o posgrado”. Investigación más reciente, realizada por la Organización Internacional para Migraciones (OIM), entre enero y marzo de 2018, indica que 52% de los venezolanos en Boa Vista y Pacaraima cursaron bachillerato, 26% posee curso superior y 2% tiene un posgrado.

PELIGROS DE LA MIGRACIÓN

Hasta abril de 2018 más de 40 mil venezolanos buscaron a la Policía Federal para regularizar su situación en Brasil, lo que no significa que los mismos permanecieron en el estado de Roraima; muchos dejaron el estado y se integraron en la sociedad brasileña por sus propios medios.

Una pequeña parte de ese total reside en refugios administrados por el gobierno federal en Roraima; levantamiento reciente indica que cerca de cuatro mil venezolanos están, hoy, en esa situación.

La mayor preocupación de las autoridades brasileñas es con la propagación de epidemias ya erradicadas en territorio nacional. La situación crítica de la salud en Venezuela motiva a pacientes a migrar para Brasil, donde el sistema de salud es universal.

El Ministerio de la Salud tiene registrado casos de sarampión, leishmaniasis, difteria y SIDA, entre otras enfermedades. Ante eso, el Ministerio de la Salud ha promovido importante campaña de vacunación en Roraima, que logró aumentar la tasa de inmunización de la población local, que era baja si comparada a otros estados de Brasil.

Además de eso, un número importante de vacunas han sido ofrecidas gratuitamente en Boa Vista y en Pacaraima a migrantes venezolanos que se interesaron voluntariamente con el objeto de minimizar riesgos de contagio.

En cuanto a la delincuencia “datos del Sistema Nacional de Seguridad Pública del Ministerio de Justicia, de la Policía Federal y del Ministerio de la Defensa indican que la migración venezolana no alteró sustancialmente la dinámica de la criminalidad en la región fronteriza”, indicaron las autoridades.

El visado para que los venezolanos puedan ingresar a Brasil es regulada tanto en el ámbito estrictamente bilateral como regional (MERCOSUR). En razón de esa base jurídica, no es necesario crear un visado especial para ciudadanos venezolanos como lo ha hecho Chile.