Sigue estos tips para que tu ropa negra no pierda color ni se vea vieja

outfit negro

Sin importar el tinte o el material de nuestras prendas, conservarlas negras es un compromiso que tenemos con nuestros guardarropas y con nosotros mismos.

Remoja en agua salada

Antes de lavar puedes remojar tu ropa en un poco de agua salada; esto permitirá que los pigmentos se adhieran a la tela con mucho más fuerza gracias al cloruro contenido en este producto.

Lava sólo cuando sea necesario

Tal vez has juzgado a una persona debido a que no lava sus pantalones después de usarlos; aunque deberías considerar hacer lo mismo no sólo con los jeans, sino también con tus chamarras y otras prendas de color que no entran en contacto directo con el sudor o partes íntimas. Con cada lavada tus prendas se van gastando, así que una buena forma de cuidarlas es no lavándolas tanto.

Voltea la tela

No importa si es a mano o en la lavadora, la fricción excesiva en materiales como la mezclilla es uno de lo peores males que puede aquejar a las prendas de color ya que hace que se deslave con facilidad. Por ello es necesario que voltees tus prendas antes de lavarlas; así evitarás el desgaste. Si cierras antes todos los zípers y botones, el desgaste será mucho menos.

Usa agua fría

Los pigmentos en la ropa se desprenden fácilmente con el agua caliente, es por ello que siempre debes lavar a menos de 26º de temperatura. Así la pérdida de color debido al lavado será mínima o quizá nula.

Lava con vinagre

Al enjuagar puedes añadir un poco de vinagre blanco ya que funciona como un fijador natural para los colores de las telas; además te ayudará a eliminar manchas y restos de detergente que pudieran haberse quedado atrapados entre las fibras. Si te preocupa el olor a vinagre, éste no será ningún problema pues se irá apenas se seque la prenda.

Usa detergente especial para ropa oscura

Antes de decir cualquier cosa sobre esto, tienes que saber que si es detergente en polvo entonces no va con la ropa de color. Como vas a usar agua fría, este producto no se diluye fácilmente, así que lo ideal es utilizar líquidos con fijadores de color; si es uno especial para la ropa oscura, mejor.

Evita el sol

La luz de sol es un aclarante natural para cualquier tela; así que si no piensas recoger tu ropa inmediatamente después de secarse es mejor que la tiendas en la sombra y al revés para que el sol no “se coma” el negro y tu prenda luzca manchada o con un tono entre verde y negro demasiado desagradable.

Sin importar el origen del tinte, lo único que podemos decir acerca de la ropa negra es que muchos nos sentimos afortunados de que exista y es precisamente por ese sentimiento que necesitamos mantenerlas oscuras tanto tiempo como nos sea posible.

Fuente: culturacolectiva