Los escalofriantes detalles donde violaban a tres abuelitos en un ancianato de Caracas

ancianato

Recientemente salieron a la luz pública nuevos datos de los delitos que se cometían en la quinta San José, la cual tenía como fachada de un ancianato en la avenida Bogotá de la urbanización Los Caobos, en Caracas.

En la residencia funcionarios de los cuerpos de seguridad descubrieron tras un allanamiento las vejaciones a las que eran sometidos tres abuelos, quienes eran víctimas de torturas, de abusos sexuales entre otros.

Según informaron fuentes de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) en el lugar había basura, roedores, insectos. Mientras que las habitaciones eran subarrendadas a prostitutas.

“Entraban niños. Un delincuente la usaba como guarida”, manifestó un efectivo.

Periodistas reseñaron vía Twitter que la operación es llevada a cabo por la PNB y el Ministerio Publico.

Los hechos

Agentes de la PNB descubrieron durante un desalojo el macabro suceso, ya que tras arribar al lugar notaron que una mujer exclamaba: “¡Aquí me han violado, auxilio!”

Posteriormente, una comisión policial adicional se acercó para inspeccionar la vivienda y de acuerdo con información que ofreció la periodista Maryorin Méndez “hay cinco detenidos, entre ellos un hombre, de apellido Betancourt, quien estaba a cargo de los arrendamientos en el lugar y fue detenido por la PNB”.

Se supo que la residencia contaba con nueve cuartos subdivididas como en celdas, con mediadas de uno por dos metros. En tres de estas había un abuelo por cada una. Además se efectuaban actos de santería y de prostitución.

“Una de las abuelas tenía laceraciones en sus zonas íntimas. Estaba completamente desnuda en uno de los ‘cubículos, sin luz, sin iluminación natural, sin agua”, detallaron medios de comunicación.

Asimismo, en el domicilio localizaron a un sujeto que estaba requerido por los tribunales y quien presentaba una lesión de bala en una pierna.

Un vecino manifestó que el sitio era mostrado como un geriátrico. “Pero, ahí no había médicos, no había personal de enfermería. Uno pasaba por allí y salía mal olor. Esos tres abuelos eran como la excusa, una pantalla”.

Añadió que allí también habitó una abuela a la que le cobraban la pensión en el banco.

Los efectivos intentan dar con el paradero de los parientes de los abuelos que estaban en la residencia y buscan desmantelar la red, además de confirmar si hay más involucrados con los abusos.

Los abuelos fueron llevados a un centro de salud para su respectiva evaluación y atención.

La quinta “habían sido desalojadas las monjas de El Buen Pastor, quienes llevan dos décadas de lío judicial con un arrendatario. Podría ser devuelta a esa organización religiosa”, reseña LaIguana.TV