Terror: Mandó a matar a su novia porque pensó que le había sido infiel

Los celos y la desconfianza ocasionada por una presunta infidelidad fue el motivo por el que asesinaron a la joven estudiante de Fotografía Wanda Yermarith Luna Sanz, de 24 años.

Luego de las investigaciones realizadas por el Cicpc, se determinó que el crimen fue planificado por su novio, quien quedó identificado como Harrinson Mishell Rodríguez Desir (22).

El director de la policía científica, comisario Douglas Rico informó que Rodríguez le pagó en dólares a dos pistoleros para que fueran los encargados de matar a la estudiante. Sin embargo, el colaboró en el crimen.

El pasado 10 de abril, Wanda y Harrinson estuvieron juntos todo el día en Parque Carabobo. Él hacía tiempo para que llegara la noche y poder darle inicio al plan.

Luego de oscurecer le dijo a Wanda que fueran a Plaza Venezuela, que ahí se iban a encontrar con unos amigos que la llevarían a su casa. Ella aceptó, pues confiaba en él.

La pareja esperó a las afueras de a una conocida arepera, hasta que llegaron en un carro los encargados del crimen.

Bajo engaño la joven se montó en el vehículo y fue allí cuando se dio cuenta que no la llevarían a su casa en San Agustín, sino que se dirigían a la urbanización Hoyo de la Puerta, en Baruta.

Al llegar al sitio la víctima fue arrojada del vehículo y uno de los pistoleros le dio un balazo en la cabeza. Luego de eso, le quitaron todas sus pertenencias para que se les dificultara identificarla.

Los documentos de la víctima fueron arrojados en el río Guaire para dificultar la investigación. Sin embargo, las averiguaciones dieron con que fue su novio el último que la vio antes del hecho y por eso se realizó la captura.

Luego de aprehenderlo el implicado confesó todo el plan que habían orquestado para asesinar a Wanda. De igual manera también dio la identidad de los dos hombres que contrató para el crimen.

Los demás implicados respondían a los nombres de Gabriel Rafael Ocanto Morales y Andrés Emilio Corona Muñoz, el último se encuentra prófugo de la justicia. Se espera por su captura para cerrar el caso policialmente.

La víctima fue hallada en la carretera que conduce hacia la universidad Simón Bolívar aproximadamente a las ocho de la mañana del 11 de abril.

Su familia se enteró varios días después cuando en medio de la búsqueda acudió a la morgue de Bello Monte y le dijeron que allí se encontraba el cuerpo de la estudiante.

La familia fue pieza clave en la investigación, pues la muchacha se comunicó con su mamá para notificarle que se iba a ver con su novio.