La reacción de un padre tras conseguir en la calle al asesino de su hija años después

policias

policias

El asesino de su hija había cumplido su condena. Desde el 24 de mayo de 1985 hasta el pasado viernes 13 de abril transcurrieron 12.012 días, aquel viernes de mayo jamás podrá ser olvidado para Juan José Fernández, padre de la pequeña Ana Isabel Fernández Sánchez, quien desapareció ese día hace ya 33 años para no volver nunca más.

Su cuerpo fue hallado en un pozo dos días después y su asesino fue identificado como Enrique Sánchez.

Este viernes, más de tres décadas después el padre de Anabel, encontró al asesino de su hija en la calle Pedro Antonio de Alarcón de Granada. Era mediodía y sin importarle lo concurrida que estaba la calle, Juan José se lanzó sobre Sánchez, el asesino, con un cuchillo en la mano.

La agresión concluyó con heridas, golpes y profundos cortes en las manos y nariz de Sánchez, pero la rápida actuación de los agentes de la policía evitó que el hombre muriera en el acto, según reseñó el diario El País de España.

El asesino, con más de dos décadas entre rejas, había cumplido su condena con la justicia, pero para el padre de Anabel estos asuntos quedaron abiertos para siempre.

Juan José Fernández, el padre, tenía 37 años cuando se produjo el asesinato y era carnicero de profesión. Ahora, tiene 70. El asesino tenía 21. Ahora, con 54 años, el pasado les sigue persiguiendo. Cuando la policía se acercó el viernes, aún estaban forcejeando. Curiosamente, el agredido no dijo a los agentes ni una sola palabra de su historia común con el agresor. Mientras éste le decía, según la policía local, “te voy a matar”, el agredido contó que el carnicero jubilado “le había intentado robar”.