Lo que relató la niña venezolana que fue enviada a Trinidad y Tobago para casarse

foto referencial

foto referencial

La joven venezolana de 13 años, que fue salvada  por la policía el pasado miércoles en Trinidad y Tobago, expresó  a las autoridades de esa nación que efectivamente estaba casada con un hombre trinitario bajo los ritos tribales de “Warahoon”.

La preadolescente confesó que fue enviada a ese país en una embarcación de pesca (piragua), que arribó en aguas cerca de Morne Diablo, (Trinidad) hace unos días. No obstante señaló que al llegar al lugar la llevaron a una casa en la que había varios apartamentos y luego fue enviada a una habitación donde la tenían “guardada”, reseñó el diario Newsday.

Igualmente aseguró que la alimentaron, le permitieron bañarse y no la agredieron sexualmente. A su vez, se conoció que “su esposo” se comunicó con ella en español.

Según las fuentes isleñas, la niña afirmó que estaba casada con el hombre por medio de una ceremonia tribal que se celebró en una isla frente a Venezuela y  dijo que sus padres dieron su consentimiento para el matrimonio.

Destacó que era costumbre que las adolescentes se casen con hombres mayores para sacarlas de la pobreza, pero no dio más información sobre cómo conoció al hombre trinitario.

Warahoon es un derivado de Warao, un grupo indígena de Venezuela que habita las áreas de manglares del delta del Orinoco. Por lo general, son de baja estatura y de tez morena. Viven en casas con techo de paja y usan canoas como medio de transporte a lo largo de los afluentes del río.

Salir de la pobreza

La niña cuyo nombre aún no ha sido revelado indicó que le prometieron una vida mejor en Trinidad y que aceptó irse a la isla porque estaba “harta de vivir en condiciones de pobreza”.

La policía dijo ayer que la Autoridad de la Infancia y la Unidad de Protección Infantil (CPU) se estará comunicando con el embajador venezolano en ese país, Coromoto Godoy Calderón, con el fin de contactar a los padres de la niña para que pueda ser devuelta.

Los miembros de la Unidad de Lucha contra la Trata (CTU) con sede en Trinidad y Tobago y que también están involucrados en la investigación, dijeron que incluso si las niñas no son contactadas o no pueden ser encontradas, la infante será devuelta a Venezuela y será colocada bajo la custodia del Estado.

Se conoció que cuando una niña se casa, de acuerdo con los ritos de la tradición Warahoon, se la considera mujer y no puede ser aceptada nuevamente para el cuidado de su familia.

Los oficiales de la CTU dijeron que están trabajando en la información de que el hombre de 24 años que trajo a la niña a este condado podría estar involucrado en el tráfico de personas.

La directora de la CTU, Alana Wheeler, dijo que “es muy desafortunado lo que está sucediendo en Trinidad y Tobago donde las personas están explotando a los vulnerables en Venezuela, especialmente buscando menores para sus propias necesidades”.