El senado de Florida aprobó armar al personal en las escuelas públicas

Senado de Florida

Senado de Florida

 

Esta sesión legislativa no logró sacar de las calles los rifles de asalto, ni una moratoria de los mismos. La ley 7026 permite armar a personal dentro de las escuelas, pero deja esa potestad a los alguaciles y juntas escolares de cada condado

 Después de un extenso debate, el Senado aprobó este lunes, en su plenaria, la ley 7026 que, entre otras cosas, abre la puerta para armar a personal dentro de las escuelas, pero deja esa potestad a los alguaciles y juntas escolares de cada condado.

La concepción que hay detrás de esa iniciativa legislativa, es que si se arma a cierto personal en las escuelas y se trata de frente, con millonarios recursos, el problema de salud mental con la idea de detectar de manera temprana a aquellos estudiantes que puedan tener problemas de comportamiento o psicológicos, entonces se está enfrentando los peligros de otra masacre como la sucedida en la secundaria Stoneman Douglas, en Parkland, Condado de Broward.

Durante el debate de ese proyecto, que busca la seguridad en las escuelas, el senador republicano René García presentó una enmienda que, supuestamente, no le permitiría a la mayoría de los maestros tener un arma dentro de las instalaciones educativas.

De acuerdo con dicha enmienda no podrán entrar al programa de guardianes escolares aquellos que estén dedicados exclusivamente a impartir educación en un aula de clase.

Pero el personal de servicios generales de las escuelas, los consejeros y otros empleados que no impartiendo clases en un aula, sí podrán llevar un arma a las instituciones escolares. Al final sería el distrito escolar y el alguacil de los condados los que decidirán si habrá ese tipo de personal armado en las escuelas.

Además quienes fueran voluntarios para participar como guardianes, tendrían que pasar por una serie de entrenamientos con el fin de poder participar en ese programa.

El cambio propuesto por García tendría como objetivo “limitar el número de individuos que puedan portar armas en un salón de clase”.

Las preguntas clave

¿Qué pasa con un profesor que está dedicado a estar en el salón de clase, pero tiene instrucción militar, es veterano, o fue oficial de la policía? Este maestro podría llevar su arma al aula de clase.

También qué pasa con el profesor que no sólo dicta matemáticas sino entrena a los estudiantes para correr en pista. Ese maestro también tendría la posibilidad de portar un arma dentro de las instalaciones de su colegio.

De acuerdo con el senador demócrata José Javier Rodriguez, quien representa al distrito 37, “el proyecto es armar a los profesores y otros empleados escolares. La respuesta a la violencia armada no puede ser poner armas. Ese es el sueño del NRA, (la Asociación Nacional del Rifle) acabar con las zonas libres de armas”.

Un maestro con las armas que se les permitirán portar en las escuelas, según los senadores opuestos a esta posibilidad, no podrán enfrentar a un atacante con rifles de asalto, como el que cometió la masacre en la escuela de Broward.

Otros senadores consideraron que el proyecto de ley que discutían era una profunda transformación en la manera de abordar el problema de salud mental en las escuelas.

De acuerdo con García, “las muertes en Fort Laudardale, en la discoteca Pulse y en la secundaria Stoneman Douglas no fueron en vano por lo que estamos haciendo hoy. Cuando hablamos de salud mental, tratamos de hacerlo 20 años atrás.

Hay una Falta de diagnóstico o de tratamiento. Lo que me encanta de este proyecto es el tema de salud mental en nuestras escuelas, especialmente en la escuela primaria. Que maravilloso que vamos a entregar a un personal para identificar a los estudiantes que podrían tener problemas mentales. Los identificamos de manera temprana para trabajar con ellos. Habrá Consejeros que tengan instrucción en salud mental”.

Para muchos de los que apoyaron ese proyecto, esa parte del proyecto compensaba las limitaciones o los problemas que pueda tener.

Sus opositores consideraron que el tema de fondo, prohibir los rifles de asalto, acabar con los vacíos que existen en la revisión de antecedentes criminales para los comprados potenciales de armas, quedaron por fuera y de esa manera Tallahassee le falló a los estudiantes, padres de familias y maestros de la secundaria Stoneman Douglas y a la mayoría de los ciudadanos de florida que está de acuerdo con esas medidas.