En una minúscula habitación improvisada atienden a recién nacidos en el Luciani (+Video)

03-1

Las condiciones en las que son atendidos los recién nacidos en el hospital Domingo Luciani evidencian cada día más la crisis de salud que existe en el país. Falta de incubadoras, fórmulas, pañales, insumos y hasta agua son una muestra de la dura realidad que están enfrentando estas criaturas que apenas comienzan la vida.

Pese a que han sido objeto de amenazas para que no den a conocer la situación que se presenta en ese centro asistencial, trabajadores que pidieron mantener protegida su identidad revelaron a Caraota Digital las condiciones del área de neonatos.

“El área de retén de cuidados continuos fue mudada a una habitación de no más de cuatro por cuatro metros. Allí se atienden, este martes, 13 recién nacidos en condiciones de hacinamiento y sin agua, porque el lavamanos está dañado. Es una habitación prestada por el servicio de ginecobstetricia”, señaló una de las fuentes consultadas.

Fueron trasladados a esa habitación porque en el área donde se encontraban anteriormente hay una filtración desde hace un año, y las paredes presentan hongos debido a la humedad, y la respuesta que han recibido de las autoridades es que no hay presupuesto para su reparación. “Los recién nacidos están hacia el ala donde hay un botadero de basura que no recogen desde hace semanas, con moscas que contaminan a los niños”, indicó, al tiempo que agregó que en el lugar también hay insectos, pero no tienen manera de regular la entrada de luz y ventilación para evitar el crecimiento bacteriano.

Otra de las fuentes indicó que desde el año pasado se estaban presentando dificultades técnicas en el área; sin embargo, la cantidad de neonatos que llega al centro de salud ha obligado a que sean todos atendidos en el mismo servicio, sin diferenciar los que tienen patologías graves de los que nacen completamente sanos.

“Solo hay dos incubadoras que además están ocupadas, una al lado de la otra, expuestas a estas condiciones. Solo hay un baño y para cumplir con el aseo de los recién nacidos hay que trasladarlos por todo el hospital hasta el área de cuidados intermedios o allí mismo se realiza buscando agua como sea”, sostuvo la fuente.

Las madres tampoco escapan de la situación. Las visitas son limitadas porque no se cuenta con el espacio suficiente; para quienes viven lejos, mantenerse en el centro se ha convertido en una tarea cuesta arriba. Una de las madres vive en Maracay, por lo que a diario tiene que viajar para entregar los insumos de su pequeño, sorteando desde la falta de transporte hasta los altos costos.

Vía Caraota Digital