¡De infarto! Lo que cuesta para una familia pasar el día en el Warairarepano

Parque Nacional Waraira Repano | Foto referencial

Parque Nacional Waraira Repano | Foto referencial

Subir en teleférico a la cumbre del Warairarepano es una actividad recreativa muy emocionante, hasta que se pregunta por los precios.

De acuerdo con un reporte del diario 2001, una familia de cuatro integrantes gasta entre 9 mil y 12 mil bolívares en el boleto de ida y vuelta del teleférico, cuya entrada general está en Bs 3 mil por persona (el billete para niños, adultos mayores y estudiantes tienen un descuento de 50%).

Al llegar hasta el punto más alto del Ávila, se es recibido- según el clima de ese día- con una espectacular neblina, que no solo oculta parte del camino, sino también los costos de los servicios. En promedio, una familia puede gastar entre 65 mil y 120 mil bolívares, lo que equivale a un salario mínimo (136.544 bolívares).

Fresas con cremas, galletas de mantequilla o chocolate, tortas, ponqués, cup cakes, churros rellenos de aderezos de manzana, chocolate o caramelo; manzanas acarameladas, chupetas y chocolate caliente, son parte de las delicias gastronómicas que se pueden comprar en el cerro, cuyos precios no bajan de 4.500 bolívares. Y otros, sobrepasan los Bs 20 mil.

Los distintos tamaños de las fresas con cremas están entre Bs 4.500 y Bs 20 mil. Comer el dulce alemán en la presentación de una barquilla tiene un costo de Bs 9 mil. Las galletas de mantequilla pueden ser compradas a partir de Bs 7 mil.

El precio de los pasteles y golosinas, no se compara a las comidas que se venden en el lugar. El costo de las hamburguesas en Ávila Mágica no baja de 17 mil bolívares. Mientras que una parrilla familiar cuesta entre 90 y 109 mil bolívares.

El costos de “los choripanes” esta entre 20 mil y 30 mil bolívares, en algunos establecimientos incluye la bebida y un acompañante (papitas fritas).

Familias consultadas por el diario destacaron que los precios en el Parque Nacional están sobre las nubes -literalmente-. Señalaron que entienden que la situación económica les afecta a todos, pero lamentaron que las tarde agradables se conviertan en “noches de terror”.


Lea también: