Julián Gil habla sobre la polémica demanda de “nulidad de paternidad” que presentó

Julián Gil ya podrá ver a su hijo fuera de los tribunales / Composición

Julián Gil y Matías Gregorio | Composición

El último día de agosto corrió como la pólvora la noticia de que Julián Gil no era el padre de Matías Gregorio, el hijo que tuvo este año con la actriz Marjorie de Sousa.

Todo comenzó con la petición de prueba de ADN que el actor argentino presentó en los juzgados para determinar que el pequeño es su hijo, misma que ya se había dado a conocer el pasado 21 de agosto.

Sin embargo, la confusión del jueves 31 de agosto tuvo que ver con el nombre de la demanda: nulidad de reconocimiento de paternidad.

Esa terminología legal jugó una mala pasada a algunos medios y por extensión a Julián, quien ya sabía que eso podía pasar, y pasó: comenzó a circular el rumor de que el argentino no era el padre del hijo de la actriz venezolana.

“Evidentemente la terminología jurídica sí se escucha un poco agresiva porque dice ‘nulidad de paternidad’, pero es la manera en que se debe hacer para pedir una prueba de paternidad”, aclaró Gil en una entrevista exclusiva con Univisión.

Julián explicó que para él es muy importante que se disipe cualquier duda sobre su paternidad, principalmente por lo que Matías pueda pensar más adelante en su vida.

“(Para) que cuando sea un adolescente esté seguro de que su papá hizo lo que tenía que hacer. Si esto se queda en el aire, imagina las dudas que se le puede quedar a cualquier ser humano, que en 2017 se puso en tela de juicio quién era su padre”, indicó el artista sudamericano.

Gil también señaló que está consciente del escrutinio público al que se expuso al tomar la decisión de pedir la prueba de ADN a Marjorie, pero reiteró que es lo mejor para el futuro de su hijo.

“Obviamente se había hablado por el bombardeo mediático en las redes sociales creando duda de que Matías Gil es mi hijo. Se contempló pero nunca (hasta ahora) fue una cosa que estuviese al cien por ciento en nuestros planes”, aseguró.

Su petición de prueba de ADN se realizó luego de que lo hiciera Marjorie y de que esa fuera rechazada por cuestiones de procedimiento. Hasta entonces, Julián había sido reacio a dar el paso –a pesar de las especulaciones infundadas que una y otra vez señalaban a Gabriel Soto como presunto padre del niño–, principalmente porque tenía reparos al impacto público que tendría algo como una ‘nulidad de reconocimiento de paternidad’. Cualquiera podría entender que estaba rechazando al niño.

Una vez que Marjorie puso encima de la mesa la cuestión de la paternidad (con el mismo objetivo: dejar claro que él era el padre), Julián se animó aunque fuera “duro” pasar por ese escrutinio público.

La demanda por paternidad transcurrirá en paralelo al juicio que ya está en marcha sobre la pensión alimenticia y los derechos de visitas del actor a su hijo.

Será el 8 de septiembre cuando el galán de las telenovelas vuelva a ver al pequeño Matías, tres meses después de su último encuentro en los juzgados. La cita será nuevamente en el edificio judicial mientras se determinan las condiciones que le permitirán a Julián estar tres veces al mes con su hijo en un lugar más familiar.

Con información de Univisión


Lea también: