Miguel Cabrera habla sobre el “encontronazo” con Austin Romine en la MLB

Miguel Cabrera envió mensaje a La Resistencia | Foto: Agencias

Miguel Cabrera | Foto: Agencias

El encuentro entre Yankees de Nueva York y Tigres de Detroit tuvo un suceso inesperado: Miguel Cabrera y Austin Romine protagonizaron una fuerte golpiza colectiva entre ambos equipos.

Pero, al parecer, en esta novela existe un antagonista clave: Gary Sánchez.

La serie de tres juegos entre los felinos y los del Bronx, disputada en el Comerica Park, había estado en tensión desde su arranque, pero el último juego sirvió de desenlace para arrancar un ciclo de sucesos que desembocaron en la inminente pelea, reseña Meridiano.

En el cuarto episodio Sánchez celebró su cuarto cuadrangular de la serie y, una entrada más tarde, fue golpeado por un lanzamiento del abridor de Detroit, Michael Fulmer. En el sexto capítulo el relevista de los Yankees, Thanks Kahnle, hizo un lanzamiento que rozó la espalda de “Miggy”.

En ese mismo instante, el venezolano reaccionó con un reclamó a Romine, que se encontraba en la receptoría, y este, inmediatamente, comenzó a discutir y se quitó la careta en señal de incitarlo. Cabrera, entonces, reaccionó con un golpe que terminó en la avasallante golpiza colectiva.

“Los Yankees defendían a Gary Sánchez cuando trataron de darme el pelotazo, empezaron a discutir con el árbitro. Romine no se calmaba se puso guapetón y al quitarse la careta entendí que quería pelear”, explicó Cabrera al ser entrevistado por la prensa, luego del incidente. “Si Gary quiere pelear que lo haga de frente, como los hombres”.

Las palabras del oriundo de Maracay, catalogado como uno de los mejores peloteros de la historia del beisbol de Grandes Ligas, van dirigidas especialmente a al receptor dominicano de los Yankees, que al momento de la pelea corrió enseguida a darle un puñetazo a traición, mientras que Cabrera se encontraba tirado en el terreno.

El “pique” entre Tigres y Yankees no culminó ahí. En el séptimo inning Dellin Betances hizo un lanzamiento que golpeó cerca de la cabeza a James MacCann, los dugouts nuevamente volvieron a vaciarse en esta ocasión, pero no llegaron a los golpes.

En la siguiente entrada, Alex Wilson también golpeó con la bola a Todd Fraizer, la pelea parecía no tener final. Sin embargo, José Iglesias, en el noveno inning, culminó con aquella pesadilla, al batear un doblete que le dio la victoria a los de casa.

“Yo sé que la gente no quiere ver esto, nadie quiere ver gente golpeando a otra en la cabeza, ni peleando en el terreno de juego, pero deben entender que somos seres humanos. A veces en el calor del juego, cuando un pítcher te lanza a 97 mph justo en las costillas, puedes reaccionar así”, cerró el toletero criollo.


Lea también: