Conoce los múltiples beneficios que se obtienen al respirar profundamente

Respirar profundamente trae varios beneficios |Ilustración

Respirar profundamente trae varios beneficios |Ilustración

Muchas personas que viven en constante estrés y ansiedad persiguen como objetivo “estar en calma”, lograr una paz interna que los ayude a llevar la vida diaria con mejor actitud. 

El conocer  “trucos” sumamente sencillos para lograr el bienestar físico y mental, puede llegar a cambiar toda la vida de una persona. Y aunque no lo parezca “respirar profundamente” es un ejercicio con una gran cantidad de beneficios que muchos desconocen. 

Son muchas las culturas que ven en el proceso de respiración algo más que ese acto -en apariencia- involuntario que garantiza nuestra supervivencia y al que apenas prestamos atención. Muchos de nosotros formamos parte de ese mundo hiperventilado que de pronto, cuando siente la necesidad o la curiosidad de practicar el yoga, el Mindfulness o Tai-Chi, toma conciencia de que respirar es algo más que tomar aire, para expulsarlo de nuevo, reseña La Mente Es Maravillosa.

En ese proceso rítmico de expansión y contracción, la respiración representa también esa polaridad constante que vemos en la naturaleza, como la noche y el día, como la vigila y el sueño, como la calma y la tormenta, la primavera y el invierno… Es un ciclo que tiene sus pautas y sus tiempos, y sus increíbles beneficios en caso de hacerlo correctamente.

La mayoría de nosotros respiramos rápido y de modo superficial, infrautilizando la capacidad de nuestros pulmones, que apenas se expanden. 

En un estado normal respiramos entre 17 o 18 veces por minuto. Sin embargo, cuando sufrimos ansiedad o estrés, el número de esa frecuencia respiratoria se dispara, pudiendo alcanzar incluso las 30 respiraciones. Es un riesgo. 

Sin embargo, algo tan simple como “respirar hondo” y hacerlo con control genera un beneficio sistémico, equilibrando múltiples procesos y proporcionando una vía de salida a muchas de esas emociones negativas que atenazan nuestro día a día.

¿Y si aprendemos a respirar bien para vivir mejor?

Diversos estudios, como el publicado en la revista científica “Harvard Health“, es que lo que más beneficia a nuestro cuerpo es una respiración lenta. 

Cuando respiramos hondo, pero sobre todo con pausa, conseguimos que el oxígeno llegue verdaderamente a las células y que no descienda el nivel de CO2 sanguíneo. A su vez, también se ha llegado a la conclusión de que el tipo de respiración que más nos beneficia es la respiración diafragmática: esa en la que cogemos aire en profundidad, dejando que entre por la nariz y llene completamente los pulmones, al elevar la parte baja de nuestro abdomen.

BENEFICIOS DE LA RESPIRACIÓN PROFUNDA:

  • Mejoraría el metabolismo celular de nuestro cuerpo.

  • Gestionaríamos mejor el estrés y la ansiedad.

  • Dormiríamos mejor.

  • Las digestiones serían menos pesadas.

  • Sentiríamos menos dolor muscular, menos cefaleas y migrañas.

  • Nos concentraríamos mejor en nuestras tareas.

  • Mejoraría nuestro eje postural y tendríamos menos dolores de espalda.

  • Aprenderíamos a estar más centrados en “el aquí y ahora”.

¿CÓMO HACERLO?

En primer lugar, busca un sitio cómodo para sentarte y que te permita tener la espalda erguida. Tu ropa debe ser cómoda, dejándote la zona de la cintura y el abdomen libre, sin la clásica presión de los vaqueros o los cinturones.

  • Coloca tu pecho hacia delante, relaja los hombros y descansa la mirada.
  • Ahora coloca una mano sobre tu pecho y la otra en el abdomen.
  • Inspira de forma lenta y profunda a lo largo de 4 segundos.
  • Cuando lo hagas, debes percibir cómo la mano del abdomen se eleva mucho más que la mano que está sobre el pecho. 
  • Retén ese aire durante 5 segundos para después, exhalar de forma sonora a lo largo de 7 segundos.

Empieza con este ritmo, a medida que lo controles puedes ir ajustando los tiempos para conseguir de media 10 respiraciones en un minuto. Poco a poco, percibirás notables beneficios en tu salud física y una adecuada calma mental con la que afrontar mejor el día a día.


LEA TAMBIÉN: