El cinesta venezolano Joel Novoa dirigió un capítulo de la quinta temporada de Arrow

El cinesta venezolano Joel Novoa dirigió un capítulo de Arrow | Foto: Archivo

El cinesta venezolano Joel Novoa dirigió un capítulo de Arrow | Foto: Agencias

Mientras vivía en Venezuela, Joel Novoa veía en la televisión los constantes avances de Arrow, la serie que comenzó a transmitir Warner Channel en octubre de 2012, ocho meses antes del estreno de su primer largometraje, Esclavo de Dios.

Actualmente, con varios proyectos concluidos, suma otro más a su lista: dirigió un capítulo de la serie estadounidense protagonizada por el canadiense Stephen Amell. “Y ahora, después de mucho trabajo, tuve el privilegio de dirigirla. Sale en abril”, escribió la semana pasada el realizador en sus redes.

Se trata del episodio titulado “Dangerous Liaisons”, que se transmitirá en Estados Unidos el 26 de abril y el 11 de mayo en Venezuela. “Fue un largo proceso de coquetear con ellos. Vieron mis películas, les gustaron y me llamaron. Ellos eligieron el episodio. Tienen una parrilla de directores que escogen de acuerdo con sus aptitudes. Unos son buenos con coreografías, otros con las escenas dramáticas, otros por la acción. En mi caso, les interesó el aspecto thriller de mis obras”.

Novoa asegura que no puede adelantar sobre qué tratará el episodio, pero que será clave en la conclusión de la quinta temporada. “Es el número 19 de un total de 23 entregas. Lo que sí puedo decir es que la idea es dirigir otros capítulos, el plan es seguir trabajando para Warner. No puedo dar más información. Hay cosas por confirmarse”.

Créditos: Instagram

Créditos: Instagram

En Venezuela. Desde que estrenó Esclavo de Dios en Venezuela, Novoa ha sido director de otros largometrajes, como el británico ID2: Shadwell Army y el estadounidense Day of Reckoning.

“En los últimos cuatro años he dirigido tres largometrajes y este episodio, pero siempre ha sido muy difícil llevar las obras a Venezuela. Muchas de ellas, paradójicamente, llegarán a través de la televisión, como es el caso de Day of Reckoning, que se podrá ver en toda América Latina. En Venezuela interesa mucho que un director haga cosas que tengan que ver con el país, con su cultura. Yo no he hecho eso últimamente. Los proyectos que he escogido me han distanciado del país. Es triste porque es mi lugar, evidentemente existe un deseo de volver, por eso estoy armando algunos proyectos para Latinoamérica”.

Asegura que tiene muchas historias que se basan en Venezuela, pero cada vez es menos la motivación para filmar en estos momentos. “Para obtener fondos tienes que buscarlos en el sector público y, a veces, para hacer proyectos interesantes tienes que ser más crítico. A eso se le suman la inseguridad, los precios”.

Mientras, saca provecho de los proyectos que surjan en el extranjero. “De esa forma, de concretar algo en América Latina, lo haría por arte. Eso generaría una gran satisfacción de hacer algo en la región, no tanto por el resultado, sino porque realmente se quiere. Trato de ponerle a cada cosa la mayor pasión, lo he logrado porque todo de cierta forma ha funcionado, pero siempre falta ese componente cultural. Por eso, al episodio de Arrow le añadí cosas de Venezuela”, indica.

El director tiene tres proyectos en mente, de los que prefiere no adelantar mucho. “Hay uno que se ambienta en Estados Unidos, en la época de la preguerra. Lo anunciaremos en el Festival de Cannes, donde haremos la presentación ante las compañías productoras”, dice el realizador, quien se encuentra en la etapa de posproducción de The Nanny, un filme de ciencia ficción.

Hasta ahora el camino recorrido es satisfactorio para Novoa; poco a poco sus proyectos se han concretado. “En 10 años me imagino haciendo películas de gran nivel, con los actores que quiero, con los equipos que deseo. Pero no quiero un presupuesto de 150 millones de dólares sin la libertad creativa. Quiero dejarle algo al mundo y hablar de los temas que considero importantes para la sociedad. También me interesa tener la ventana de Suramérica. No quiero perder mi identidad ni eso tan lindo de hacer cine en mi país”.

por Humberto Sánchez Amaya / El Nacional


Lea también: