Estiman que 380.000 niños aproximadamente sufrirán desnutrición grave por escasez de alimentos

La realidad de Venezuela en el Día de la Alimentación |Composición: Notitotal

La desnutrición no solo afecta a niños, pero éstos son los más vulnerables |Composición: Notitotal

A pesar de que el Gobierno Nacional no ha emitido cifras concretas, especialistas aseguran que los índices de desnutrición aumentó considerablemente en el año 2016 debido a la situación económica del país. Al respecto expertos señalan que la situación de malnutrición continuará este año 2017. 

Según nota de El Nacional, una investigación dirigida por Susana Raffali, nutricionista de la Universidad Central de Venezuela, experta en seguridad alimentaria en situaciones de emergencia y desastres, señala que la desnutrición aguda en niños preescolares proyectada para 2017 aumentará 3% con respecto a 2016, y afectará a 12% de los aproximadamente 3.200.000 niños que hay en Venezuela. Así, entre 350.000 y 380.000 niños sufrirán desnutrición aguda grave.

“La desnutrición no tiene un tope. El tope es que empieza a aumentar la mortalidad. La velocidad de crecimiento de la desnutrición se va a acelerar, y la peor es la que ocurre antes de los 5 años porque produce un rezago intelectual en los individuos”, advierte Raffali.

Ese aumento de mal nutrición, asegura, se producirá también en mujeres embarazadas y las muertes causadas por hambre serán cada vez más frecuentes entre las poblaciones en situación de dependencia, como los niños, los ancianos, los enfermos psiquiátricos y los presos.

“El aumento de la desnutrición significa una mayor propensión a enfermedades porque el sistema inmunitario no tiene cómo defenderse, y eso a su vez puede conducir a un aumento importante de la mortalidad infantil. Será un gran problema porque los hospitales no tienen la capacidad de manejar la carga aumentada de desnutrición y enfermedades juntas”, indica la experta.

Por otro lado, la nutricionista señala que el déficit de producción de alimentos en el país, acarreará una serie de consecuencias que afectarán directamente la seguridad alimentaria de millones de venezolanos. 

Según cifras de Fedeagro, el año pasado la producción agrícola nacional apenas cubrió 30,5% de la demanda de todo el país. Y para Aquiles Hopkins, vicepresidente de Fedeagro, todo apunta que la producción caerá aún más.

 “El hambre está a la vista de todos. Frente al Instituto Nacional de Nutrición, en Quinta Crespo, la gente come desechos”, destacó Susana Raffali. 

Asimismo, Raffali indica que para obtener comida la gente la gente optará por cuatro opciones:

  1.  Vender bienes familiares para comprar alimentos,
  2. Más delincuencia
  3. Actividades que van en contra de la dignidad humana (no solo comer de la basura, también la prostitución)  
  4. Desincorporación de miembros de la familia para que se procuren la comida fuera del hogar.

Ante la escasez, recomienda seguir apelando a las frutas, tubérculos y almidones originarios del trópico “que nunca faltarán”, como yuca, plátano, ocumo y apio. Y optar por proteínas de bajo costo como los huevos.


LEA TAMBIÉN: