Comerciantes no saben si aguantarán hasta enero

Imagen de referencia| AlDíaVenezuela

Imagen de referencia| AlDíaVenezuela

El futuro de los comerciantes venezolanos se vuelve incierto. Un incremento de 189,5 por ciento del dólar paralelo en noviembre les obliga a reconsiderar toda su estructura de precios al mismo tiempo en el que la Superintendencia de Precios Justos (SUNDDE) toca sus puertas para fiscalizarlos. Esta semana, la institución ordenó rebajas de entre 30 y 50 por ciento de la mercancía de locales caraqueños y decomisó más de tres millones de juguetes de la distribuidora Kreisel por presunta especulación.

La situación mantiene a los empresarios en alerta permanente. “El mensaje es que aquí no se salva nadie, que no hay Estado de derecho”, asegura Franco Cafoncelli, director de Consecomercio. “No sabemos quiénes van a aguantar hasta enero”, dice agregando que todo indica que la situación va para peor y que lo que viven las empresas en este momento será insignificante comparado a lo que podría avecinarse el próximo año si no se genera un cambio.

Denuncia que las acciones impuestas por el Gobierno nacional matan a las empresas. Critica que no exista una forma lícita de adquisición de divisas para el sector privado. “¿Quiénes son los que reciben dólares a Bs. 10?, siempre nos preguntamos en las cámaras”. El escenario empeora los altos niveles de desabastecimiento y escasez registrados en el país y resta cada día más puestos de trabajo.

Proponen la eliminación de controles, un mecanismo que no ven posible durante esta gestión, pues en reiteradas ocasiones han puesto la posible solución sobre la mesa y en todas, han sido ignorados.

Por Alixel Cabrera/ La Verdad.


LO + VISTO

¡Suscríbete a nuestro canal de Telegram! ¡CLICK AQUÍ!