Servicio de taxis se ha convertido en un “lujo” para los usuarios tras aumento de tarifas

Imagen referencial

Servicio de taxis se ha convertido en un “lujo” para los usuarios tras altas tarifas | Imagen referencial

La crisis económica por la que atraviesa el país, donde los altos níveles de inflación golpean fuertemente el bolsillo de los venezolanos, ahora afectará a todo aquel que se dedique a prestar el servicio de taxis, pues estiman que ante la alza de tarifas, los usuarios prescindan de dicha forma de transporte.

De acuerdo a un artículo publicado en el diario El Universal, se conoció que en el Área Metropolitana la carrera mínima puede costar entre Bs. 1.300 y 1.600 bolívares cuando se trata de una línea formal.

Si el destino es Caricuao el monto puede valer los Bs. 4.500 después de las 7:00 de la noche. Llegar al Aeropuerto de Maiquetía cuesta entre Bs 9.000 y 16.000 bolívares.

Tras esta situación, los usuarios han optado por viajar en el sistema Metro, así lo comentó el presidente de la Central de Autos, José Luis Montoya, quien además agregó que 60% de las unidades se encuentran fuera de servicio por repuestos.

Quienes prestan servicio de taxis desde las líneas formales, que operan en centros comerciales, clínicas y restaurantes estiman una caída de usuarios entre 50 y 60%.

Vale destacar que la coyuntura asfixia a un sector que debe lidiar con los llamados piratas, personas que han establecido un mercado paralelo, para operar como taxistas y que representa 90% del servicio, de acuerdo con cifras de la Central ”Única de Autos Libres y por Puestos.

Servicio de Mototaxis

El escenario no deja de ser distinto para los mototaxistas, una carrera mínima pasó de Bs 300 a 1.400 bolívares.

Santos Torres, socio de la línea Libertaxis del Sambil, señaló que en esa cooperativa el último ajuste se efectuó el 7 de noviembre y fue de 30%, por lo que indicó que son los “más económicos”.

A su vez, Jhonny Guzmán, vive de hacer traslados en su moto, desde El C.C. El Recreo, y asegura que la dinámica del mercado está dominada por el “regateo”.

“Subirse a una moto es un lujo y quien lo hace debe pagar por el servicio”, comenta desde su vehículo.

Lea también: