Sigue aumentando la lista de muertos por tuberculosis en la PGV

morgue-revivir-muertos-contrapapel

Sigue aumentando la lista de muertos por tuberculosis en la PGV | imagen de referencia

Internos de la Penitenciaría General de Venezuela (PGV), en San Juan de Los Morros, denunciaron que la mañana de este domingo murió otro hombre que padecía tuberculosis.

El joven respondía al nombre de Luis Alberto Martínez Urbano y, según lo que denunciaron los privados de libertad,  es la séptima persona que muere por esta enfermedad desde que al penal dejaron de ingresar los medicamentos necesarios.

La fuente señaló que recientemente el Ministerio de Asuntos Penitenciarios envió un camión con algunos medicamentos, paquetes de pasta, caraotas, arroz y enlatados. Sin embargo, aseveró que estos insumos no son suficientes para los 11.700 presos que se encuentran en la PGV.

Se conoció también que hay privados de libertad que tienen más de cinco días sin comer. Familiares se encuentran en las afueras del centro para llevar comida y medicinas, pero la Guardia Nacional Bolivariana mantiene cerrado el acceso a propósito del motín.

Represión a familiares de los internos

La mañana de este sábado suscitó una situación irregular en las afueras del penal. Al parecer familiares de los presos intentaron entrar por la fuerza para atender las necesidades de los recluidos.

Ante esto, los funcionarios del componente militar procedieron a dispersar a la multitud con gases lacrimógenos.

Una señora de 76 años de edad, identificada como Elba María Gutiérrez, sufrió lesiones craneales luego de que una bomba lacrimógena le impactara en la cabeza.

La mujer fue llevada al Hospital Israel Ranuarez Balza, en San Juan de Los Morros, Guárico, donde es atendida por el personal médico.

Gutiérrez es madre de uno de los recluidos, llamado Sergio, quien está “preocupado y enardecido” por la situación en la que se encuentra su mamá. “¿Cómo reaccionaría cualquiera al saber que su madre fue injustamente agredida en la calle?”, se preguntó la fuente.

Además de lo ocurrido con Gutiérrez, los presos aseguraron que una mujer embarazada se desmayó asfixiada por los gases lacrimógenos; otras dos señoras sufrieron ataques epilépticos durante la irregularidad.

El hecho

Una familiar de uno de los internos detalló a El Nacional Web que la irregularidad se dio luego de que las autoridades carcelarias permitieron el acceso a unas 30 mujeres que se iban a encargar de llevar insumos a los reclusos.

La multitud al ver esto, intentó entrar a la fuerza, lo que originó la reacción violenta de la Guardia Nacional.

“Iris Varela actúa con indiferencia”

Los reos expresaron su decepción por la “falta de atención” que –a su juicio- ha tenido la ministra de Asuntos Penitenciarios, Iris Varela, con respecto a este caso.

“Iris Varela se ha hecho la loca con respecto a este tema”, dijo.

Por otra parte, expresó que el único organismo que ha dado respuesta este problema es la Comisión Permanente de Cultos y Régimen Penitenciario de la Asamblea Nacional, presidida por el diputado Richard Blanco.

Según confirmó la fuente, a través de esta comisión los presos pudieron contactar a la Conferencia Episcopal Venezolana, quienes tendrían intenciones de mediar para hallar soluciones.

Este lunes, 10 de octubre, se tiene prevista la primera reunión entre representantes de la organización eclesiástica y con los dirigente carcelarios.

Con información de El Nacional.

Lea también: