¡Deliciosas! Cómo preparar facilmente galletas de limón caseras

Te enseñamos a preparar unas deliciosas galletas de limón caseras, uno de los dulces más fáciles que podamos preparar.

Galletas de limón | Foto referencial

Galletas de limón | Foto referencial

Las galletas caseras son uno de los dulces más sabrosos que podamos preparar. Las preparamos en menos de una tarde (o mañana) y nos pueden durar frescas durante semanas.

Además, no tienen ningún secreto porque la masa no tiene que subir ni hay que acertar ningún punto de cocción especial.

INGREDIENTES

  • 500 gr. de harina
  • 250 gr. de mantequilla sin sal
  • 250 gr. de zúcar
  • 2 huevos
  • 1 limón (sólo la ralladura)
  • Una pizca de sal

PREPARACIÓN

1.- Coloca los dos huevos en un bol y añade la ralladura de la piel del limón. Si quieres un sabor máspotente, puedes añadirle la ralladura de dos limones.

2.- Añade una pizca de sal y el azúcar.

3.- Mezcla con las varillas.

4.- Agrega la mantequilla derretida y mezclar.

5.- Añade la harina poco a poco.

6.- Cuando se haya integrado la harina completamente, guarda la masa en la nevera por una hora para que se enfrié y puedas trabajarla mejor.

Galletas-de-limon-paso-a-paso-001

7.- Cuando la masa haya endurecido, sácala de la nevera.

8.- Cubre con una fina capa de harina la superficie de trabajo.

9.- Extiende la masa con un rodillo (si es regulable, mejor y si no, intentar que tenga el mismo grosor), formando una lámina de medio centímetro de altura aproximadamente.

Galletas-de-limon-paso-a-paso-002

10.- Corta porciones de masa con el cortapastas (si no tienes usa una tapa, un vaso o cualquier otro elemento que te sirva para cortarlas), haciendo un pequeño giro para que se suelte.

11.- Coloca un papel de horno sobre la bandeja. Si no tienes solo enmantequilla y enharinala.

12.- Deja cada galleta encima de la bandeja, teniendo cuidado de dejar separación.

13.- Lleva al horno precalentado a 180ºC durante diez minutos a media altura.

14.- Retira cuando obtengan el dorado que desees.

15.- Una vez horneadas, se dejan en un plato o una rejilla separadas entre sí. Cuando se enfríen se pueden guardar en una caja de lata para que se mantengan crujientes durante varias semanas.

Fuente: Cocina-Familiar


Lea también:

 

 

¡Suscríbete a nuestro canal de Telegram! ¡CLICK AQUÍ!