Precios de algunos rubros se “desatan” antes del incremento salarial

Venta de verduras|Foto: archivo

Venta de verduras|Foto: archivo

El comportamiento de los precios de algunos rubros se han ‘desatados’, como las verduras, carnes, embutidos, incluso, los lácteos y otros productos de la cesta básica en agosto. A pocos días de entrar en vigencia el nuevo incremento salarial del 50% —establecido en Bs. 22.576 y el cesta ‘tique’ en Bs. 42.480—, usuarios aseguran que solo el anuncio del Ejecutivo incentivó la especulación para que “todo se fuera hasta las nubes”, publica Panorama.

En menos de 30 días se dispararon hasta 200% en precio de las verduras y hortalizas en los mercados. El tomate ya pasó a costar los Bs. 800; es decir, más de un día de salario mínimo. La cebolla redonda blanca repuntó hasta 700 bolívares, luego de estar por debajo de los Bs. 500, en algunos comercios. Asimismo, la papa —la reina de los tubérculos— subió de 450 bolívares a más de 900 bolívares, un incremento de 100% en menos de un mes.

Lea también: Vea la vida de lujos que se da Daniela Cabello en Madrid (+Fotos)

Las llamadas “ramas” (cebolla larga y cilantro) pasaron de costar 250 bolívares el kilo a 800 bolívares y más (+220%). En tanto, la zanahoria repuntó hasta la marca récord de Bs. 1.600.

Venta carne de res / Imagen de Referencia

Venta carne de res / Imagen de Referencia

El caso de los granos tampoco se queda atrás. Un kilo cuesta igual o más caro que uno de carne de res o pollo. En el pasado quedó que el producto eran el sustituto barato de la proteína animal.

Compradores aseguraron que en los mercados se puede encontrar —cuando se hallan porque son importados y están escasos— las caraotas rojas y negras hasta en 4.000 bolívares el kilo; lentejas hasta en 3.500 bolívares, garbanzos en 2.500 bolívares, las arvejas verdes y el frijol (pico negro) hasta en 3.000 bolívares el kilo.

“Este mes fue una locura porque todo subió de golpe y luego que anunciaran el ajuste del salario mínimo. A los granos y verduras les subieron entre 500 y 1.500 bolívares (…) y todavía no hemos llegado a septiembre. No me quiero imaginar cuanto costarán la semana que viene”, aseguró con molestia Gregoria Martínez, ama de casa de 48 años, en el mercado municipal Corito.

En el caso de las carnes los dueños de los comercios explicaron, a este rotativo, que los distintos tipos de cortes sufrieron un “ligero incremento” en agosto, pero no descartaron que el próximo miércoles aparezcan en los anaqueles con ajustes del 20% o más.

Lea también: Estas son las insólitas cifras de Maduro sobre el desempleo y la pobreza en Venezuela (+Video)

La “punta trasera” se consigue entre Bs. 3.600 y 4.000 bolívares, la carne de primera  en 3.000 bolívares, la costilla de res se comercializa entre 1.400 y 1.600 bolívares, mientras que el pollo entero se ofrece hasta en Bs. 1.600 (rubro que bajó, luego de llegar costar hasta Bs. 2.500) y la “molida” hasta en Bs. 4.000.

“Ya los productores nos informaron que todos los cortes vendrán más caros a partir del 1 de septiembre, estaríamos hablando de un ajuste de entre 500 y 1.500 bolívares en las distintas presentaciones de la carne, pollo o puerco. El último aumento del salario lo trasladarán a la estructura de costo y, por eso, todo vendrá más caro”, explicó Javier Martínez, carnicero del mercado periférico de La Limpia.

La información generó el malestar entre sus clientes. “Ya con esto no se puede. Esto no se aguanta. Cada semana aumentan los precios de todo, las verduras, el queso, los huevos. Ya no se puede comprar ni pollo, carne, ni granos. A dónde iremos a parar”, se lamentó Gabriela Díaz, ama de casa, al salir de un mercado popular.

Imagen de referencia

Imagen de referencia

Esta semana, el presidente de Fedenaga, Carlos Albornoz, advirtió que en los próximos meses pueda producirse una disminución en la venta de carne debido a que el sector no tiene “ni un kilogramo” de semilla de pasto para el ganado. “A partir de noviembre, diciembre, va a ver una caída en la oferta, eso seguramente puede presionar los precios, a lo mejor la carne sube de precio, porque no hay animales”, afirmó.

Igualmente, el queso, los embutidos y los huevos, que a principios de mes registraron una reducción en sus precios, en los últimos 15 días revirtieron la tendencia. En “semiduro” ya supera los 3.500 bolívares y los huevos están en más de Bs. 3.000.

El último informe del Cendas-FMV indicó que la Canasta Alimentaria Familiar aumentó a Bs 363.866,73 en julio, un incremento de Bs 86.433,85 (31,2%) con respecto al mes de junio.

Otros productos de la cesta básica, antes regulados, también están reapareciendo en el mercado, pero con nuevos “precios justos” que no han sido publicados oficialmente por la Sundde.

La leche en polvo pasó de Bs. 65 el kilo a Bs. 350 el kilo. La presentación del tipo “descremada” de 900 gramos reapareció en algunos supermercados con un valor precio de Bs. 4.800. Mientras que el azúcar pasó  a un nuevo máximo Bs. 380 el kilogramo, el café en su presentación de 200 gramos no baja los mil bolívares. Mientras que el arroz, según voceros del sector, podría subir en los próximos días hasta los Bs. 700.

Lea también: Secuestran al hijo de la alcaldesa chavista del municipio Zamora

Para el economista Ramón Castillo el “alza desmedida de los precios” se debe a la “ineficiente política del Gobierno para controlar la inflación que en Venezuela es histórica: más del 300% en el primer semestre. Aumentar los salarios no resuelve el problema de fondo (…) el ciudadano común lo que exige es estabilidad en el valor de los productos, que no suban todos los días”.

Imagen ilustrativa

Imagen ilustrativa

“En el mercado informal suben los precios y en el oficial también se observa lo mismo. En lo que va 2016, el Ejecutivo ha autorizado el alza en el valor de más de 10 alimentos básicos (…) eso, sin duda, vuelve sal y agua los últimos tres incrementos en el sueldo mínimo. Se requieren medidas económicas integrales, estructurales (…) para recuperar el poder adquisitivo de los trabajadores”, opinó Castillo.

A su vez, el economista Rafael Sánchez indicó que “el salario mínimo ha sido incrementado 134%, pero la inflación esperada para este año es de 700%, lo cual augura que los precios se seguirán disparando más y más. La realidad que estamos viendo es que estos aumentos constantes en los alimentos hacen que el incremento del salario pierda fuerza (…) se quedando corto para cubrir los gastos mensuales de las familias y el consumidor termina comprando lo que le resulte más barato”.

Desde septiembre en el país habrá más dinero en circulación, esto aumentará la liquidez y presionará los precios de los alimentos. Los expertos y analistas aseguran que en las circunstancias económicas que atraviesa el país, al Gobierno le conviene frenar la inflación y aumentar la productividad de las empresas, con lo que ayudará a rescatar el poder adquisitivo de los venezolanos.

Nota tomada de Panorama.