Emigrar es una opción, pero no es la única alternativa

migracion

Emigrar se ha vuelto una actividad muy común para los venezolanos | Imagen de referencia

 

Un 6% de la población venezolana emigró desde 1999 hasta 2014, es decir, 1,6 millones de habitantes, indicó Tomás Páez, sociólogo de la Universidad Central de Venezuela (UCV), en una investigación titulada Estudio de la comunidad venezolana en el exterior.

Según el análisis, para la fecha el principal receptor de inmigrantes era Estados Unidos, país que recibió 260.000 personas. Luego Italia, 150.000; Inglaterra e Irlanda, 15.000; Panamá, 3.500; y otros destinos como Colombia y Chile. Con menos fuerza Costa Rica y México.

En la mente del venezolano hay un panorama de desesperanza y en una plataforma emocional comenzamos a tomar decisiones que muchas veces no son las más adecuadas; es decir, emigrar es una opción, pero no es la única alternativa”, afirmó Gustavo Henao, orador y coach motivacional.

Aeropuerto de Maiquetía|Foto: Archivo

Aeropuerto de Maiquetía |Foto: Archivo

Manifestó que a veces a las personas les gusta sufrir las crisis en lugar de resolverlas, pues es necesario creer que en un mejor país empieza por instaurarlo. “La opción que debe predominar es la de comenzar a trabajar por nuestro país”.

Henao destacó que las crisis fortalecen. “En momentos de crisis y de dificultad es cuando nosotros debemos elevar nuestros estándares de creencias, de saber que sí podemos hacer las cosas, al contrario de lo que muchos piensas de que es momento de sacar una bandera de retirada. Es tiempo de levantarnos y pensar, qué puedo hacer yo por mi país”.

Gente Contigo

La empresa Gente Contigo se propuso crear este año una especie de evento que constará de dictar conferencias, charlas, seminarios, talleres o conversatorios de manera positiva, creando así el programa anual Gente de éxito.

El proyecto lleva las charlas totalmente gratuitas a las universidades, por ser el núcleo de jóvenes más grande. “Creemos que las generaciones que vienen creciendo son las que pueden transformar el futuro del país. Con este aporte queremos unirnos a todo este gran conglomerado de personajes que están motivando a la gente”, indicó el licenciado Marcos Ramírez, facilitador y conferencista de Gente Contigo.

Lea también: La desesperación que viven los venezolanos para emigrar

El proyecto nació hace un año, empezó con el objetivo de ser una empresa dedicada a la formación y desarrollo personal, pero los miembros en la medida en que iban corriendo los días, se dieron cuenta de que una de las cosas que necesita el país es la motivación, por la gran carga mediática de noticias negativas.

“Nosotros amanecemos con la radio puesta y lo que se escucha es a las grandes personalidades con fuertes mensajes sobre la situación del país, razón que motiva a su vez a que la gente se siga yendo. Se necesita transmitir más mensaje positivos”.

Hizo referencia a que la emigración nos está afectando y que en alusión a ese sentimiento ya salen hasta canciones como la de Desorden Público, llamada Los que se van y los que se quedan. “Si cada uno de nosotros ponemos un granito de arena con el potencial que nos identifica podemos salvar a Venezuela, y el cambio comienza en nosotros mismos”.

Marcos Ramírez en conversatorio | Foto: dgestionprogresista

Marcos Ramírez en conversatorio | Foto: dgestionprogresista

Ramírez explicó que motivar en tiempos de crisis no es una tarea tan difícil, solo hay que hacerle ver y creer a la gente que todas las crisis tienen ciclos y estos terminan. Narró que los países no fallecen como mucha gente apuesta, piensan que algo nos va a quebrar y nos va hacer salir del mapa.

“Eso es mentira, Venezuela va a seguir existiendo, con el actual o nuevo Gobierno; y a la larga somos nosotros los que podemos transformar el futuro de este país. Los que nos queda es asumir un posición de cambio y de conciencia, porque si seguimos sumergidos en todo lo negativo no vamos a salir nunca de donde estamos”.

Entre las charlas que Gente Contigo dicta, este año crearon la conferencia llamada Trilogía del éxito, que se creó bajo una investigación de elementos que tenían las personas de triunfo a nivel mundial, como Gandhi, la Madre Teresa de Calcuta, Steve Jobs; analizando su biografía, desde su crecimiento hasta lo que hoy se considera de renombre en aquellas personas.

“Nos encontramos una receta, la cual fuimos reduciendo hasta que dimos con tres elementos que se encuentran en cada una de esas personas: La fe, el esfuerzo y la constancia”.

En ese sentido, el coach relata, que aquellas cualidades son parte de nuestra naturaleza emocional personal, común en todos los seres humanos y que al ser desarrolladas y puestas en práctica de manera ordenada y consecuente, garantizan las más grandes posibilidades del éxito.

Por otro lado, se resalta lo más hermosos que tiene Venezuela con un collage fotográfico, mezclado con temas musicales alusivos al país.

Esta singular conferencia enfatiza la importancia y el valor que tenemos todas las personas que nacimos y habitamos este gran país como lo es Venezuela, lejos de cualquier tendencia política. Esta reflexión se traduce en un homenaje a nuestra patria, en el que se transmite un mensaje de optimismo y confianza”.

El ponente profundizó en que a pesar de pasar por una de las crisis económicas más fuertes a lo largo de la historia, hay que apuntarse a la fe y convicción de que en cualquier momento el ciclo se cerrará y nosotros tenemos que impulsar al país.

Venezolanos | Foto: referencial

Venezolanos | Foto: referencial

Parte de estos talleres motivacionales dejan un mensaje que cambia un poco la mentalidad y le da un respiro a la gente, dentro de tanto tema negativo. Ramírez observó que el sentido de pertenencia de la sociedad venezolana se ha deteriorado por la falta de oportunidades en un país donde escasean tantas cosas, pero que hay que salir de ese negativismo y creer que el país no está tan mal como creemos.

Venezuela sigue teniendo las maravillas de quince años atrás, seguimos siendo un país de oportunidades, riquezas y turismo. Se podrán haber llevado parte de nuestro capital, pero no se podrán llevar nuestra esencia y tenemos que rescatar en nosotros ese sentimiento de orgullo por el país donde nacimos, como mucha gente que lleva en alto el nombre de nuestro territorio”.

Los más afectados son los jóvenes por ser mucho más sensibles y aptos para seguir conductas, además de sentirse perdidos, sin esperanzas u oportunidades, pero ante ese desorden de idea es necesario concientizar a la juventud que “en cualquier momento se va a ordenar la casa y vamos a vislumbrar muchas cosas buenas”.

Expuso que el futuro de Venezuela no se ve, pero todos sabemos que está ahí y que ya tiene que cambiar porque es inaguantable. A pesar de que la esperanza sea lo último que se pierde, la fe nunca lo hace, porque es como el futuro del país, no lo vemos pero sabemos que está allí.

“Se podrán ir tres millones, pero somos 30 los que vivimos acá, y no nos podemos ir todos, y sabemos que más temprano que tarde se efectuará el cambio, y aspiramos que sea bajo la paz”.

En ocasiones, emigrar tampoco es fácil, pues llegar a otro país que no es tu nación, donde lamentablemente en ocasiones no son muy amables o receptivos, y coloca muchas trabas para entrar en el campo laboral; además dejar a la familia y seres queridos, deja un gran pesar, planteó.

“El mensaje es decirle a todos en el país que recuperen el creer en la gente, porque hay muchas personas haciendo esfuerzos para que se restablezcan las cosas en Venezuela. Vemos como en grupos la gente se moviliza para encontrar y enviar un medicamento o insumo médico, estas son las cosas que identifican a los venezolanos”.

Participación ciudadana

El sociólogo Nelson Fréitez consideró que la mayoría se van del país sin querer, y que las despedidas se hacen tan dolorosas porque no están profundamente convencidos de emigrar. “La mayoría se va y deja un pie en el país”.

“La idea tampoco es que el ciudadano actué indiferente a lo que sucede a su alrededor, tiene que involucrarse, comprometerse, dar un aporte y esfuerzo, sintiéndose revitalizado y útil; enfrentando la desesperanza, porque desarma espiritual y socialmente”.

Una de las herramientas para afrontar el desamparo y no dejarse aplastar por la realidad, es participando en organizaciones que conformen parte de la sociedad como: asociaciones civiles, gremios, voluntariado, movimientos sociales o políticos e incluso juntas de condominios de edificios o urbanizaciones.

Los jóvenes se pueden abocar y dedicar no solo a su carrera o trabajo, también a sus gustos y preferencias, ya sea el deporte, la música; la idea es no quedarse aislado socialmente porque la indiferencia desensibiliza y nos hace perder conexiones con la sociedad”.

Jóvenes venezolanos | Imagen referencial

Jóvenes venezolanos | Imagen referencial

Fréitez demostró como ejemplo la asamblea que tienen los médicos, movilizándose en solidaridad con los pacientes al denunciar la falta de insumos, y al hablar en nombre de los que han fallecido ante esta crisis de salud]; siendo no solamente un ejemplo en Lara, sino en todo el país, de compromiso. Espera que el resto de los gremios se sumen a esa gran responsabilidad.

Los médicos están en una etapa superior, ya la angustia no los impotencia, sino que los une para alzar la voz y exigir los derechos, así como canalizan su angustia personal colectivizando en una gran fuerza, donde ya solo no cumplen con su deber de curar, sino que luchan por las óptimas condiciones”.

En el estado Lara existen múltiples voluntarios tanto en la salud, apoyo a las personas especiales, ancianos y niños, que son importantes seguirlos impulsando, porque es un antídoto contra la desesperanza.

“Todo aquellos que nos dé la oportunidad de influir y tener incidencia pública para transformar la realidad, nos ayuda incluso emocionalmente, para no reprimirnos o sentirnos abatidos”.

“Te sentarás a llorar o venderás pañuelos online?”

La licenciada Belkis Araque, es fundadora de la agencia digital Barquisimeto Móvil, donde labora como Community Manager. Ella expresó que sigue apostando por Venezuela.

“Yo no podría decirle a alguien que se quede o vaya porque los contextos familiares son cambiantes en cada entorno. Lo que le indicaría a las personas es que estén donde estén trabajen de la mejor manera posible para dejar en alto al país”.

belquis

Indicó que la inteligencia emocional es un baluarte sumamente importante para la situación que se está viviendo, porque evidentemente es necesario tener la suficiente capacidad emocional para poder responder y sobrellevar la crisis actual.

“Las crisis es Latinoamérica son cíclicas, y duran cierto periodo y luego vuelven a su normalidad, siento que es algo temporal que está sucediendo y los que estamos aguantando es porque queremos en un futuro recoger los frutos de nuestra cosecha”.

La gravedad de las cosas no es tanto por el tema económico o social, sino por la rapidez con la que se presentan los hechos, y es necesaria una columna vertebral emocional bastante sólida para poder adaptarse a cada uno de los cambios.

La licenciada mencionó que en las crisis existen mayores posibilidades si nos movemos en el mercado y vamos más allá, de lo contrario si nos sentamos, el entorno nos va a absorber y obviamente vamos a fracasar. “Aquí hay mucha escasez de un montón de cosas y por ende existe la oportunidad para poder generar esa reposición y podremos vender miles de pañuelos online”.

Puntualizó que es alarmante, incluso, que los jovenes motivados por la emocionalidad buscando mejores oportunidades, se van sin un bolsillo económico que les avale por los menos el primer mes fuera del país.

La felicidad

El informe Mundial sobre la Felicidad 2015 ubicó a Venezuela pese a los problemas de inseguridad y escasez en el país número 23 más feliz del mundo.

venezuela

Según Fréitez Venezuela encabeza los países más felices del mundo por tener la particularidad de buscarle el lado positivo a todas las cosas. “Somos personas de constancia, no nos caemos fácilmente, y eso de alguna manera nos da felicidad; somos amistosos, cordiales, abiertos e históricamente le abrimos el campo a muchos extranjeros, el poder trabajar, seguir adelante y crecer nos ha llevado a ese estrato de felicidad.

Fuente: El impulso

Lea también: La psicóloga Cecira Briceño asegura que “emigrar se ha vuelto una moda costosa”

¡Suscríbete a nuestro canal de Telegram! ¡CLICK AQUÍ!