Se contabilizaron 284 saqueos o intentos de saqueo en primeros 5 meses del año

Los saqueos han incrementado sustancialmente en el último mes

El Observatorio Venezolano de Conflictividad Social (OVCS), reportó que durante los primeros cinco meses del año se han contabilizaron 284 saqueos o intentos de saqueos en todo el país; cifra que va en aumento y que genera alarma en el sector empresarial, temeroso de una alza del pueblo como consecuencia de la grave condición de escasez de alimentos y productos de primera necesidad.

“No hay forma de prepararse ante un saqueo. Comprendemos que hay derecho a la protesta, pero rechazamos los saqueos. Esto es aprovechado por los delincuentes. No solo se llevan el inventario, sino maquinarias, aires acondicionados. Cuando un empresario coloca rejas es para protegerse del delincuente, pero no hay alarma, no hay cercado que proteja ante una poblada que viene a asaltar, como ocurrió hace poco en Cumaná y como ha ocurrido en otros estados del país”, expresó el presidente de Fedecámaras-Zulia, Carlos Dickson.

La presidenta de la Cámara de Comercio de Maracaibo, Amaya Briner, detalló que se ha reunido con distintos comités de trabajo, como centros comerciales, franquicias y restaurantes y declaró que en el sector hay tensión. 

Los empresarios tienen miedo por los saqueos. Quieren abrir y necesitan hacerlo porque es la única forma de obtener ventas, de mantener sus inventarios, de cumplir con su nómina y de pagar los tributos a la nación, pero al mismo tiempo está el riesgo de la conflictividad. Son cosas que nos afectan por todas partes”, declaró Briner.

Gino de Benedettis, presidente de la Cámara de Industriales en el estado Zulia (CIZ), recalcó que desconfían de la capacidad de los cuerpos policiales para controlar cualquier situación irregular. “Hay mucha preocupación porque en este país hay hambre (…) El desespero de la gente está llevando a situaciones que se están saliendo de control. Ni siquiera los cuerpos de seguridad están preparados para frenar la arremetida de la población”.

Los representantes coincidieron en rechazar los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP), asegurando que esta medida solo impulsaría el estallido de la ciudadanía.