10 síntomas del cáncer que pueden pasar desapercibidos

Imagen referencial | Foto: archivo

Imagen referencial | Foto: archivo

Desde los años 70, el porcentaje de supervivencia de pacientes con cáncer se ha multiplicado por tres, gracias principalmente al diagnóstico precoz.

En realidad, la mayoría de los cánceres son tratables con un resultado favorable para el paciente cuando se diagnostican antes de que se haya desarrollado demasiado. El problema es que muchas veces, por no querer molestar al médico o no darles suficiente importancia, ignoramos algunos síntomas que pueden ser cruciales para un diagnóstico temprano.

BBC Mundo te explica 10 síntomas generales que según la Sociedad Estadounidense del Cáncer no debes ignorar:

1. Pérdida de peso inexplicable

La mayoría de las personas con cáncer experimentan pérdida de peso en algún momento. Cuando se pierde peso sin razón aparente, se le llama pérdida de peso inexplicable.

Perder 5Kg o más sin motivo alguno puede ser el primer signo de cáncer de páncreas, estómago, esófago o pulmón.

2. Fiebre

La fiebre es muy común en los pacientes que tienen cáncer, aunque ocurre con más frecuencia después de que el cáncer se ha propagado desde el lugar donde se originó.

Casi todas las personas con cáncer experimentarán fiebre en algún momento, especialmente si el cáncer o sus tratamientos afectan al sistema inmunológico.

Con menor frecuencia, la fiebre puede ser un signo temprano de cáncer, como por ejemplo en caso de la leucemia o el linfoma.

3. Cansancio

El cansancio es un agotamiento extremo que no mejora con el descanso, puede ser un síntoma importante a medida que el cáncer progresa.

No obstante, en algunos cánceres, como la leucemia, el cansancio puede ocurrir al principio. Algunos cánceres de colon o estómago pueden causar pérdida de sangre que no es evidente, otra manera en la que el cáncer puede causar cansancio.

4. Cambios en la piel

Junto con los cánceres de piel, algunos otros cánceres pueden causar cambios en la piel que se pueden ver. Estos signos y síntomas incluyen:

  • Oscurecimiento de la piel (hiperpigmentación)
  • Coloración amarillenta de la piel y de los ojos (ictericia)
  • Enrojecimiento de la piel (eritema). Picazón (prurito)
  • Crecimiento excesivo de vello

5. Un cambio en el hábito de evacuación o en la función de la vejiga

El estreñimiento, la diarrea o un cambio en el tamaño de las heces fecales por un tiempo prolongado puede que sea un signo de cáncer del colon.

Por otro lado, el dolor al orinar, sangre en la orina o cambios en la función de la vejiga (tales como orinar con mayor o menor frecuencia) pudieran estar relacionados con cánceres de vejiga o próstata.

6. Heridas que no cicatrizan

Mucha gente sabe que los lunares que crecen, duelen o sangran pueden ser síntomas de cáncer de piel, pero también debemos estar atentos a las pequeñas heridas que no cicatricen en más de cuatro semanas. Una llaga en la boca que no se cura puede deberse a un cáncer oral.

7. Sangrado

Toser sangre podría ser un signo de cáncer de pulmón. Por otro lado, si aparece sangre en el excremento (lo que puede tener un color muy oscuro) podría ser un signo de cáncer de colon o cáncer de recto.

El cáncer de cuello uterino del endometrio (revestimiento del útero) puede causar sangrado vaginal anormal. Asimismo, la sangre en la orina puede que sea un signo de cáncer de vejiga o del riñón.

Una secreción con sangre que salga del pezón puede que sea un signo de cáncer de seno.

8. Endurecimiento o una masa en cualquier parte del cuerpo

Muchos cánceres se pueden palpar a través de la piel. Estos cánceres se presentan principalmente en los senos, los testículos, los ganglios linfáticos (glándulas) y en los tejidos blandos del cuerpo.

9. Dificultad para tragar

La indigestión o dificultad para tragar persistente pueden ser signos de cáncer de esófago (el tubo de deglución que llega hasta el estómago), de estómago o de faringe (garganta).

No obstante, como la mayoría de los síntomas en esta lista, a menudo son causados por otras causas distintas al cáncer.

10. Tos persistente o ronquera

Una tos persistente puede que sea un signo de cáncer de pulmón. Lo aconsejable es visitar a nuestro médico si llevamos padeciéndola más de tres semanas.

Por otro lado, la ronquera puede ser un signo de cáncer de laringe o de la glándula tiroides.