El estado Bolívar que alumbra a Venezuela es el más afectado por el racionamiento eléctrico

Imagen de Referencia

Imagen de Referencia

Para los expertos la sequía no es la causa central de una contingencia que obliga a implementar racionamientos y medidas extraordinarias como la restricción en el  horario de los centros comerciales, sino el negligente manejo del agua y los recursos económicos, reseña Correo del Caroní.

Desde el 2010, cuando se decretó la crisis eléctrica hasta la fecha, se han asignado para el sector 60 mil millones de dólares, que equivalen a haber dispuesto de 1 millón 142 mil dólares por hora durante seis años.

La cifra es “escandalosa” a juicio del ingeniero venezolano y consultor internacional José Aguilar, quien desde el 2010 ha estado indagando acuciosamente el sistema y la crisis eléctrica. Sus investigaciones han develado cómo el manejo del dinero asignado fue discriminado, favoreciendo a un grupo de empresarios.

El experto explica que la distribución de los recursos fue la siguiente: 40 mil millones de dólares fueron para la termoelectricidad, 15 mil millones de dólares para la hidroelectricidad y 5 mil millones de dólares para mantenimientos de equipos ya instalados.

Tales sumas hubiesen permitido a la Corporación Eléctrica Nacional evitar las penurias a las que somete actualmente a los venezolanos. El destino final del dinero es un misterio. La resucitación de la crisis deja en evidencia que los recursos y las medidas no surtieron efecto, y una vez más los venezolanos tendrán que ser sometidos al deterioro de su calidad de vida.

Con esa cifra (60 mil millones de dólares) en dólares normalizados al año 1986, se hubiesen podido construir cuatro sistemas como la Casa de Maquinas II del Guri  (con 7 mil 500 megavatios de capacidad) y los sistemas de transmisión asociados en 765 kilovoltios.

 

Nota reseñada por Correo del Caroní.