Una óptima salud oral es buena para el corazón

Imagen de referencia

Imagen de referencia

Las crecientes evidencias que relacionan las enfermedades de las encías con las enfermedades del corazón invitan a cambiar los hábitos de vida, así como a replantear las estrategias de prevención y tratamiento en pacientes cardiovasculares y también en personas con enfermedad periodontal. «Si las encías están sanas, se reduce el riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular», afirma Adrián Guerrero, vicepresidente de la Sociedad Española de Periodoncia (SEPA). Tal y como explica, «los hábitos de vida saludables, recomendados por los cardiólogos, tienen un impacto positivo sobre el control de las patologías de la boca. Al mismo tiempo, una óptima salud oral es buena para el corazón. Además, los hábitos de vida saludables recomendados por los cardiólogos tienen un impacto positivo sobre la salud oral, de forma que todo está relacionado», informó el portal web ABC.es

El Grupo de Trabajo de la Sociedad Española de Cardiología (SEC) y la Sociedad Española de Periodoncia (SEPA), con la colaboración de DENTAID, ha elaborado el primer documento de consenso en este ámbito, con consejos prácticos para la población, así como para los propios odontólogos y cardiólogos. Los responsables de este informe son Juan José Gómez Doblas y Gonzalo Barón (SEC) y Blas Noguerol, Adrián Guerrero y David Herrera (SEPA), que no sólo recalcan que la enfermedad periodontal es un factor de riesgo cardiovascular sino que, además, destacan la necesidad de que cardiólogos y odontólogos colaboren de forma activa y conjunta.

«El objetivo es aportar recomendaciones de prevención para cardiólogos, médicos de Atención Primaria y dentistas que permitan ayudar a la prevención conjunta de las enfermedades cardiovasculares y de las enfermedades periodontales, en base a la evidencia científica disponible», indica Blas Noguerol, de la Universidad Complutense de Madrid.

«Es la primera vez en que cardiólogos y periodoncistas se sientan para consensuar recomendaciones que se puedan aplicar al manejo clínico de nuestros pacientes», destaca Adrián Guerrero, quien señala como «imprescindible» que ambas especialidades trabajen unidas para trasladar esta información tanto a la profesión médica y odontológica como a la población general.